Inicio > Parto > Dolor de parto

Dolor de parto

Hay mamás que prefieren los tratamientos naturales, sin usar medicamentos para el dolor en el parto o al menos parte de él. Existen varios métodos libres de drogas para reducir el dolor y el estrés.

Beneficios

  • Ayudan al cuerpo a liberar sus propios agentes naturales para aliviar el dolor, como las endorfinas.
  • Distraen a la madre del dolor del parto, la calman y la relajan.

 

Técnicas de relajación

Sirven para liberar la tensión y el dolor. Al relajarse, el cuerpo puede actuar naturalmente y guardar energías para cuando sea necesario. No combaten el dolor, sino que ayudan a afrontarlo, permitiendo que aparezca y desaparezca en forma natural.

Existen 2 tipos de técnicas de relajación:

Relajación progresiva: se relajan los grupos de músculos de a uno durante el parto.

Relajación con tacto: Un acompañante masajea ciertos grupos de músculos, ayudándola a concentrarse en la relajación.

Para poder aprender estas técnicas es necesario buscar un lugar silencioso y ponerse en una posición cómoda. También es importante vigilar la respiración, concentrándose en las zonas del cuerpo más tensas a fin de relajarlas.

Masaje

Ayudan a aliviar el dolor durante el trabajo de parto. Una opción es realizarlos una misma frotándose suavemente el abdomen durante las contracciones. Pero también puedes pedirle a tu pareja que te dé un masaje para estimular el alivio del dolor de manera natural. Mediante los masajes se pueden calmar los músculos y bloquear el dolor. Algo que alivia a muchas es el uso de contrapresión (la otra persona empuja fuerte sobre un músculo tenso), particularmente en un área como la cintura.

Para aprovechar al máximo los masajes, se debe calentar el músculo con una toalla muy caliente o con una almohadilla térmica. También es útil usar aceite o loción para que sea más fácil masajear el área, manteniendo una mano en el área mientras se alcanza el aceite para no perder la concentración.

Visualización guiada

Llamado también ensoñación con un propósito, implica imaginarse un lugar cómodo y relajante, para que la mente esté concentrada en éste en vez de en el dolor del parto.

Para que sea más efectivo se debe concentrar en los detalles del lugar (el aire, el olor, el sonido, etc.), dejando que el cuerpo se relaje. Es muy bueno que haya música suave u otros sonidos que permitan transportarse mentalmente a ese lugar.

Meditación

Se controla el dolor mediante concentrarse en un determinado objeto, imagen o sonido. Se puede hacer con los ojos cerrados, enfocándose en un punto central, que ayude a la mente a pensar en otra cosa.

Es bueno concentrarse en una imagen o figura. También sirve una palabra que se repita muchas veces. En caso de distraerse, se debe retomar el ejercicio.

Técnicas de respiración

Es una muy conocida técnica para aliviar el dolor naturalmente. Se trata de respirar de forma rítmica y pareja para que el cuerpo se relajarse.

Las técnicas de respiración pueden reducir las náuseas o mareos durante el parto, así como llevar más oxígeno al cuerpo y al bebé. Es bueno practicarlas antes del parto, incluso tomar clases.

Cambio de posiciones

Sirve para mejorar la circulación. Una opción es sentarse con la espalda derecha para estar más cómoda y acelerar las contracciones. También es útil acuclillarse, o incluso sentarse sobre una enorme pelota de caucho. Aquellas que sufren dolor de espalda o cintura prefieren ponerse en cuatro patas. Otras, meciéndose.

Terapia en caliente o en frío

Es posible elegir una de las 2 o usarlas en forma combinada.

Las compresas calientes ayudan a relajar y aflojar la tensión muscular. También alivian los escalofríos o temblores.

Las compresas frías ayudan a refrescarse y aliviar parte de la tensión, así como el dolor lumbar. Hay algunas que chupar pedacitos de hielo.

Terapia de agua

Un baño o ducha caliente alivia temporalmente las molestias y relaja. Muchos hospitales tienen duchas o tinas en las salas de parto. El agua debe estar a la temperatura corporal (36,5 °C a 37,5 °C) para evitar la fiebre.

Una persona de apoyo

Que alguien esté presente en el parto soporta emocionalmente y ayuda con las técnicas de respiración y relajación que se han aprendido durante las clases de educación sobre el parto.

Incluso hay mamás que contratan asistentes profesionales de parto (“doulas”), que orientan y apoyan durante el parto. Esta asistencia ayuda tanto a la mamá como a la pareja.

Otras opciones para el alivio natural del dolor

Hay tratamientos alternativos que han resultado muy provechosos para el alivio natural del dolor durante el parto.

La acupuntura es un método chino de la antigüedad, en el cual se insertan pequeñas agujas en ciertas áreas del cuerpo. De esta manera, se intensifica el estado de relajación durante el trabajo de parto, siendo más fácil manejar el dolor.

La reflexología trabaja con la presión de ciertas partes del cuerpo, generalmente las plantas de los pies. Así, se afecta positivamente a otras zonas del cuerpo. Ayuda también a aliviar la tensión muscular y promover la relajación.

La hipnosis se basa en el control del dolor de manera mental. Si se está convencida de que puede controlar el dolor, entonces es posible reducirlo. Se puede aprender en clases especializadas de educación sobre el parto.

Estos métodos no están altamente comprobados, pero muchas mujeres han tenido buenos resultados. De todas maneras, consulta con tu doctor y averigua qué técnica es apropiada para ti.

Cambiar de idea después del parto natural

Puede que los dolores del parto se intensifiquen demasiado a medida que éste avanza. Si eso sucede, no dudes en cambiar de opinión respecto. Sólo tú sabes cuán fuerte es tu dolor. Habla con el médico y haz lo que consideres mejor.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV