logo Facemama.com
vitaminas_jugonaranja

Vitaminas en el embarazo

Si eres consciente de lo que comes y de forma regular consumes una amplia variedad de alimentos (carne, lácteos, frutas, vegetales, granos y legumbres) tu dieta te aporta ya casi todos los nutrientes que tanto tú como el bebe necesitan.

Experto: Ricardo Von Muhlenbrock, ginecólogo y jefe de la Unidad de Medicina Materno Fetal de la Clínica Alemana

Las mujeres que padecen ciertos problemas de salud, complicaciones en el embarazo o que tienen restricciones dietéticas, deben tomar un suplemento. Esto incluye: mujeres vegetarianas y veganas. El ginecólogo y jefe de la Unidad de Medicina Materno Fetal de la Clínica Alemana, Ricardo Von Muhlenbrock, explica que las mujeres embarazadas vegetarianas suben poco de peso, lo que disminuye las probabilidades de presentar diabetes e hipertensión. Además, tienen beneficios estéticos como menos estrías. “Ellas podrían llevar un muy buen embarazo siempre que la dieta sea complementada con pastillas de calcio y fierro con vitamina B12. Además, es recomendable que agreguen una taza de leche al día y uno o dos huevos diarios”, asegura el especialista.

También deben preocuparse las que padecen intolerancia a la lactosa u otros alimentos, mujeres fumadoras y que han consumido drogas, las que están esperando gemelos, mellizos, o más niños y aquellas que padecen problemas en el sistema sanguíneo o sufren ciertas enfermedades crónicas.

Si sabes mucho sobre nutrición, puede que tengas la mayoría de tus necesidades cubiertas con lo que te aporta tu menú diario, pero hay dos nutrientes clave que la mayoría de embarazadas no consumen en cantidades suficientes con su dieta habitual: hierro y el ácido fólico.

Un suplemento prenatal puede ayudarte a consumir una cantidad suficiente de hierro. Pero la mayoría de las mujeres no incluyen en su dieta cantidades necesarias para satisfacer el constante aumento que experimenta su cuerpo durante el embarazo. En esa etapa, tu cuerpo produce mucha más sangre para el bebé, por lo que el hierro que está en tu sangre puede ser insuficiente. Para evitar contraer una anemia por falta de hierro durante el embarazo, la mayoría de mujeres necesitan tomar un suplemento. La cantidad recomendable cuando estás embarazada es de 27 miligramos (mg) de hierro al día, un 50 por ciento más de lo que necesitas cuando no estás embarazada. Asegúrate de mantener tus píldoras fuera del alcance de los niños porque un suplemento excesivo de hierro puede ser mortal para ellos. Algunas mujeres necesitan tomar una dosis mayor de hierro porque padecen de anemia o de otro problema de salud. Después de analizar tu sangre, tu doctor te indicará si debes aumentar la dosis.

Por otro lado, tomar un suplemento es la única manera de asegurar una cantidad adecuada de ácido fólico diario. Se recomienda una dosis diaria de 400 microgramos (mcg), desde al menos un mes antes de quedar embarazada, y una dosis diaria mínima de 600 mcg cuando ya sabes que estás embarazada (y esta cantidad debe sumarse a lo que ya consumes a diario con tu comida, que no puede ser absorbido por tu cuerpo con tanta facilidad como el suplemento sintético). Si no tomas una píldora de vitaminas prenatales, asegúrate de tomar al menos un suplemento de ácido fólico.

Relacionados