Retraso del crecimiento intrauterino

El crecimiento fetal es un fenómeno evolutivo multifactorial, donde se involucran factores genéticos y ambientales, aunque en algunos casos puede presentarse una restricción o retraso del crecimiento intrauterino (RCIU), afección en la cual, el bebé pesa menos del 90% en comparación con otros bebés de la misma edad gestacional.

Este diagnóstico define al feto que es más pequeño de lo normal durante la gestación, es decir, los bebés no crecen progresivamente dentro del útero a la velocidad apropiada, y generalmente nacen con poco peso.

Causas del retraso del crecimiento intrauterino

  • Una de las causas principales son las anomalías o mal funcionamiento de la placenta, tejido que transporta los alimentos y oxígeno al bebé.
  • Alteraciones genéticas.
  • Malformaciones del útero.
  • Consumo de tabaco y sustancias estupefacientes y psicótropicas.
  • Hipertensión antes y durante el embarazo.

Otros factores probables:

  • Exposiciones a rayos-X.
  • Infecciones durante el embarazo que afectan directamente al feto.
  • La rubéola, el citomegalovirus, la toxoplasmosis y la sífilis también inciden en el peso fetal.

Tipos de retraso de crecimiento fetal

El feto puede ser simétricamente pequeño, o en otros casos, tener la cabeza del tamaño normal pero su cuerpo es pequeño. Tomando en cuenta lo anterior, se especifican tres tipos de retraso de crecimiento fetal:

Tipo I o simétrico: Cuando la fase hiperplasia celular (16 semanas de vida fetal) presenta un daño respecto a la disminución del número total de células, en consecuencia, los recién nacidos tienen un crecimiento simétrico en el abdomen, los huesos largos y la cabeza.

Tipo II o asimétrico: A partir de la semana 32 de gestación, la fase hipertrofia celular, presenta un crecimiento desproporcionado en cuanto a la cabeza, huesos largos y el abdomen, llega a extenderse durante 8 semanas.

Tipo III o mixto, se diagnostica entre la semana 17 y la 32 de gestación, donde se relacionan la fase de hiperplasia e hipertrofia concominante, la apariencia del feto dependerá del tiempo en el que se produzca la lesión.

Otra clasificación del (RCIU) son:

  • Intrínseca, sus causas provienen del mismo feto, como defectos cromosómicos.
  • Extrínseca, elementos externos al feto, como una patología placentaria son las causas de esta.
  • Combinada, se combinan factores anteriores.
  • Idiopática, se desconoce la causa del trastorno.

Mantener un control médico permanente durante el embarazo, puede controlar el peso del bebé, y según su evolución es probable que necesite inducir el parto antes de la fecha acordada.



Relacionados

Te puede interesar:

Esta mujer quemada está inspirando a otras con su embarazo