¿Es mejor no saber el sexo del bebé?

Ser padres es uno de los procesos más hermosos que puede vivir una pareja. Tener un hijo es increíble independientemente del regalo que decida obsequiarte la naturaleza según su sexo.

No saber cuál será el sexo del bebé que se encuentra en la barriguita, puede fomentar la creatividad y el amor en los padres. Además se evita caer en los estereotipos que limitan el comportamiento de los familiares y amigos que nos rodean, es decir, si es niña, vamos a ser consentidores físicamente o a decorar su recámara de rosa; si es niño, seremos más estrictos si llora o a regalarle juguetes más violentos.

Ventajas de conocer el sexo del bebé

  • Saber el sexo del bebé les permite a los padres nombrarlos por su nombre mientras estén en la barriga.
  • Nombrar al bebé por su nombre desde antes de llegar al mundo, puede ayudar a los futuros padres a establecer un vínculo temprano con el niño.
  • Saber el género del bebé te ayuda a planear mejor las compras, ya que puedes comprar cosas más específicas.
  • Te ayuda a hacer el embarazo más divertido, debido a que puedes planificar fiestas para revelar el sexo del bebé.

Pero no conocer el sexo del bebé también trae sus cosas positivas:

  • Te ayuda a fomentar la creatividad, pues junto con tu pareja buscarán la manera de realizar la mejor decoración para tu niño o niña.
  • Cuando te hacen un ultrasonido y te dicen el sexo de tu bebé es un momento inolvidable, pero saber el sexo del bebé justo cuando vas a dar a luz es una doble sorpresa. Si este es el caso, lo ideal es que el padre acompañe a la mujer dentro de la sala de parto.
  • Decir que necesitas saber qué es el bebé para comprarle todo, es solo una necedad. Eso del rosa para niña, azul para niño es solo un estereotipo de la sociedad.

 



Relacionados

Te puede interesar:

París pagará a las embarazadas que dejen de fumar durante la gestación