Tercera semana del bebé: Todo lo que nos preocupa

Tercera semana de un bebé

Toda madre quiere proteger a su recién nacido de la mejor manera, es por esto que le surgen muchas dudas sobre cómo darle el cuidado que se merecen, sin sentirte preocupada por algunas reacciones que se van produciendo en él mientras crece.

Qué cosas pueden ser normal y cómo ayudar al bebé

  • Secreciones en los ojos

Para evitar que el recién nacido tenga una infección gonocócida en los ojos, -una de las principales causas de ceguera- los doctores le aplican unas gotas de nitrato de plata. Como una reacción a esta sustancia, es normal que al bebé le salga una secreción amarillenta en los ojos.

Según cifras, al 20 por ciento de los niños que se le aplican estas gotas, se le desarrolla una conjuntivitis química que se caracteriza por hinchazón y un fluido amarillento, el cual desaparece al cuarto o quinto día. Por esta razón, muchos doctores prefieren utilizar ungüentos o gotas antibióticas, que tienen menos probabilidad de producir una reacción adversa, por lo que si tu bebé se infecta después de esto, se puede deber a que tiene un ducto ocular bloqueado.

  • Tiene arcadas y se atraganta

Debido a que el bebé vive durante nueve meses en un medio acuoso, llamado líquido amniótico, es probable que haya absorbido un poco. Por esto, los médicos se encargan de succionarle las vías respiratorias, sin embargo, le pueden haber quedado en los pulmones otros fluidos y mucosidades. Esas arcadas y sonidos que hacen parecer que se está atragantando, es la manera de limpiar lo que queda.

  • La barbilla le tiembla

Es normal que a un recién nacido le tiemble la barbilla cuando ha estado llorando. Esto se debe a que su sistema nervioso todavía no desarrolla por completo. Replétalo con los mimos que él busca y disfruta de su barbilla que tiembla, pues no lo hará por mucho tiempo.

  • Problemas de complexión

Puede ocurrir que tu recién nacido no tenga la piel completamente lozana, ya que puede presentar unos puntitos blancos en ciertas partes: alrededor de la nariz y el mentón, en el tronco, en las extremidades e incluso en el pene. Si tan ganas de apretárselas o refregárselas para que se le quiten, no lo hagas, ya que a las pocas semanas van a desaparecer solas.

Otro problema a la piel con el que puede nacer tu bebé, es el eritema tóxico. Ésta es una erupción cutánea que se reconoce por ser unos manchones de forma irregular, rojizos y con el centro pálido. Pese a su nombre y apariencia que asusta un poco, es benigno, de corta duración y no necesita tratamiento.

  • Quistes bucales o manchas

Es habitual que los recién nacidos tengan unos puntitos blancos en las encías, que son pápulas o vejiguillas llenas de fluido o quistes. No es necesario preocuparse, pues desaparecen pronto y no dejan marcas. Otros bebés, al nacer pueden tener unas manchitas amarillas en el paladar. Tiene las mismas características que los quistes: son comunes, no necesitan tratamiento para desaparecer y no tienen significado médico.

 

 

Temas: , ,

Relacionados

Cómo evitar la muerte súbita en bebés
Te puede interesar:

¿Cómo evitar la tan temida muerte súbita?