La piel del niño recién nacido

bebé

Debe considerar que la piel de su pequeño hijo es aún muy fina y puede absorber sustancias que tienen contacto con su piel, de manera fácil.

 

La piel de niño recién nacido posee una gran sensibilidad, puesto que no tiene protección frente a agentes externos. Esto se explica, debido a que cuando la mamá lo baña por primera vez, se pierde la protección natural que lo cubría en el útero materno.

Tiempo adecuado para mantener la vérnix caseosa

Al nacer, el niño posee una sustancia que es mayoritariamente grasosa que lleva por nombre “vérnix caseosa”.

Sus funciones tienen que ver con la protección del pequeño, ya sea de la deshidratación o de las infecciones del ambiente a su alrededor.

Es aconsejable que la mamá espere, por lo menos una semana, para lavar a su hijo por primera vez, pues esta sustancia irá desapareciendo en forma natural.

Manera adecuada de tratar la piel del pequeñito

Aunque la piel del niño recién nacido se encuentra estupendamente formada, no es madura y por lo mismo, la mamá debe protegerla. En particular, del medio ambiente externo.

Para que su piel pueda mantenerse en buen estado, es aconsejable que la mamá utilice jabones neutros para bañarlo.

En cuanto a la frecuencia, estará determinada por lo que recomiende el pediatra y del criterio materno.

La mamá, así como las personas que se acerquen al pequeño, deben tener sus manos limpias, porque éstas constituyen una importante fuente de contacto con la piel del recién nacido. Obviamente, si posee algún tipo de infección temporal, como el caso de un herpes simple, no debe tocar al niño, mientras esté activa la infección.

Es necesario que los jabones sean suaves, sin muchos perfumes ni muy espumosos, para que la grasa no sea arrastrada. Puesto que ésta es la protección natural del niño. Generalmente, la mamá tendrá que usar jabones de líneas infantiles, que son específicos para la protección de la piel del pequeño.

La hidratación de su piel

Respecto de la hidratación, conviene que la mamá hidrate la piel del pequeñito, con una crema para estos fines, pero que no posea perfumes y sea específica para él.

Debe considerar que la piel de su pequeño hijo es aún muy fina y puede absorber sustancias que tienen contacto con su piel, de manera fácil. Por eso, la mamá no puede dejar que cualquier crema tenga contacto con la piel del niño. Lo mismo corre para jabones o antisépticos.

Modos de tratar la costra láctea

Ésta es una afección común y no representa un peligro para el niño. Corresponde a caspa que se presenta en niños menores de 3 meses.

La mayoría de las veces desaparece sola y no requiere de tratamiento alguno; mientras que en otras oportunidades, es muy gruesa y cuesta retirarla. Puede ser incluso que la mamá note que al quitarla, se queda con pelo del niño y se producen pelones, lo que causará preocupación en ella.

No obstante, por lo general, no tiene ninguna importancia, porque se solucionará sin problemas.

Si la costra es más dura y está más adherida al cuero cabelludo, la mamá puede recurrir a sustancias para lograr ablandarla. A veces, necesitará usar corticoides tópicos (antiinflamatorios) o también, queratolíticos (eliminan esta capa gruesa).


primera semana del bebé
Te puede interesar:

Primera semana del bebé: Ha llegado tu hijo