¿Cómo será el primer día con tu bebé? ¡Te lo contamos!

recién nacidos

Los recién nacidos son muy diferentes, y seguro te estás imaginando como será tu bebé, en Facemamá te contamos cómo podría ser tu bebé.

Cómo será tu bebé

Quizás tienes la imagen de un bebé robusto y juguetón, pero debes saber que los recién nacidos son muy diferentes. Generalmente son muy pequeñitos y están mojados al nacer. Con frecuencia tienen la cabeza ligeramente puntiaguda como resultado de haber atravesado el canal del parto en el cuerpo de la madre. No te asustes, esto pasará y pronto su cabeza adquirirá el aspecto redondeado. Ten presente que, en proporción al resto del cuerpo, la cabeza del recién nacido es grande.

También puede que tu bebé tenga un aspecto encogido, ya que sus piernas y brazos han estado doblados sobre las rodillas y codos mientras estaba dentro de la matriz. En cuanto el bebé empiece a crecer, sus extremidades tendrán el aspecto normal.

Con respecto a los deditos de manos y pies, te darás cuenta de que sus uñas, que pueden ser largas, son tan delgadas como el papel.

La piel del bebé también puede lucir de distintas maneras. Al principio tendrá un color rojizo, rosado o morado. Puede que nazca recubierto de una sustancia sebácea de color blanco que se denomina vernix caseosa o unto sebáceo, la que protege la piel del bebé del contacto con el líquido amniótico dentro de la matriz. Una vez que el bebé toma su primer baño, éste se elimina. Otra posibilidad es que el bebé esté arrugado. Otros, sobre todo los prematuros, tienen una especie de vello suave que se llama lanugo, pelitos muy finos que crecen dentro de la matriz. Este vello desaparecerá en 1 ó 2 semanas.

Sucede en otros casos que los recién nacidos sufren erupciones, manchas rojas o blancas, las que desaparecen luego de unos días o semanas después del parto. El pediatra examinará a tu bebé dentro del primer día de vida y se asegurará de que cualquier erupción o mancha sea normal.

En cuestión de semanas, la apariencia de tu bebé cambiará notablemente. A medida que crezca, los brazos y piernas se extenderán, el tono de la piel cambiará y las manchas desaparecerán.

Qué hacen los recién nacidos su primer día de vida

Es sorprendente lo observadores que son los recién nacidos. Poco después de nacer, sus ojos estarán bastante abiertos y el bebé comenzará a estudiar los rostros, sobre todo los de sus padres. Puede que mueva la cabeza ligeramente reaccionando al sonido de las voces que escuche. Ya puede utilizar todos sus sentidos, incluido el olfato y el tacto, lo que fortalecerá el vínculo contigo.

Tu bebé llorará, dormirá y te mirará fijamente a los ojos. Si bien su vista es borrosa, puede identificar ciertas cosas, como las caras que estén situadas a una distancia de  20 a 25 centímetros. Agarrará tu dedo si lo colocas en su manito. Y, por supuesto, querrá comer.

Luego del estado de alerta inicial, la mayoría de los bebés duerme las siguientes 24 horas. Debes despertarlo para darle de comer cada 2 ó 3 horas, de manera que se acostumbre a este proceso de alimentación. Si amamantas al bebé, éste es el mejor sistema para favorecer la subida de la leche.

Tus sentimientos

La llegada del bebé es una de las experiencias más importantes que conlleva un cambio total de vida. Es probable que experimentes todo tipo de emociones, desde preocupación y ansiedad hasta entusiasmo y alegría sin límites. Además, estos cambios pueden ser repentinos e imprevisibles. Por otra parte, el proceso por el que acabas de pasar supone un gran esfuerzo físico y puedes sentirte agotada. Tanto el padre como la madre pueden empezar a notar los efectos de la falta de sueño.

Cada mamá es diferente. Algunas “olvidan” las dificultades del parto en cuanto ven a su bebé. Otras sienten un alto nivel de energía motivadas por la excitación de tenerlo finalmente. Y, otras, experimentan tristeza o pueden sufrir depresión postparto. Es importante que se cuente con la ayuda de un médico, enfermero o consejero para ayudar a los padres a entender sus emociones.

Los amigos y la familia

Probablemente quieras compartir las buenas noticias con todo el mundo, pero un buen consejo es hacer que este primer día sea lo más sencillo posible. Llama a tus familiares y amigos más cercanos y pídeles que le comuniquen la noticia a otros amigos y parientes. Si tienes una red que te ayude con las llamadas, podrás disfrutar de más tiempo con tu bebé.

Es cierto que todos tus familiares querrán conocer al recién nacido cuanto antes. Los abuelos y hermanos pueden conocerlo inmediatamente para crear vínculos afectivos desde un principio. Sin embargo, un desfile de visitantes entrando y saliendo de la habitación puede hacer el ambiente tranquilo sea difícil. Tanto los padres como el bebé necesitan mucho tiempo para descansar y crear los lazos afectivos en un ambiente agradable.

Otra razón por la que es mejor restringir las visitas durante las primeras semanas es que la exposición del bebé a infecciones debe ser mínima. Debes asegurarte de que los visitantes no estén enfermos y de que se laven las manos antes de tocar al bebé.

Si el bebé es prematuro o presenta alguna complicación, este momento especial puede tornarse difícil. El equipo médico está entrenado para ofrecer recomendaciones profesionales e informarte de las opciones existentes. Si sientes que no eres capaz de hablar con el médico, puedes pedirle a tu cónyuge o a un amigo que lo haga. También puede ayudar el comunicarse con un consejero o terapeuta o alguna persona religiosa que ofrezca cierto alivio. Existen, asimismo, muchos grupos de apoyo que pueden dar el respaldo emocional necesario. No dudes en solicitar ayuda.

Lo que viene en los siguientes años es una etapa de la vida totalmente nueva. Aprovecha desde el primer día para conocer a tu bebé y disfrutarlo.

Temas: , , , , ,

Te puede interesar:

¿Por qué un bebé nace prematuramente?