Seguir con la lactancia materna cuando se debe trabajar

La lactancia materna es fundamental para la nutrición y salud general de los bebés. Cuando se debe retornar al trabajo, las mamás se preocupan por cómo seguir amamantando a su pequeño en esas condiciones.

Combinar trabajo y maternidad no es fácil, pero con estos consejos podrás conciliar a la madre y la profesional que hay en ti.

  1. Extracción

Se aconseja comenzar a extraerse leche unas dos semanas antes de retomar el trabajo, para asegurar que la leche se adapte a las necesidades nutricionales de tu hijito, debes tomar en cuenta, que antes de comenzar a extraerte la leche tienes que estar relajada y estimular tus mamas, si estas se encuentran muy hinchadas debes lavarlas con agua caliente para lograr que la leche salga fácilmente, también puedes dar masajes circulares alrededor del pezón con la yema de los dedos.

Muchas madres se preguntan cuál es el momento correcto para extraer la leche, si antes o después de darle pecho al bebé, esto es indiferente. Puedes extraer antes o después, e incluso mientras le das pecho a tu bebé.

  1. Conservación

Para preservar la leche materna debes dejarla a temperatura ambiente (a menos de 26 grados Celsius) un máximo de 4 horas; en la heladera, 48 horas –no debes ponerla en la puerta–; en el freezer con heladera, 4 meses; y en el freezer independiente, 6 meses.

  1. Frecuencia

Si vas a estar fuera de casa por más de 8 horas, tendrás que extraerte leche 3 veces. De esta manera, asegurarás un buen volumen de leche y evitarás molestias y congestionamientos.

  1. Extractores

Existen extractores de leche apropiados para hacer la labor más sencilla, ya sean manuales o eléctricos; estos se adaptan a los recipientes en donde se guarda la leche para el bebé. Debes esterilizar los accesorios del extractor para cuidar su vida útil, mantener la higiene y no tener que hervirlos cada vez.

  1. El pecho

Aún con estas medidas, debes proveerle el pecho a tu bebé antes de salir y cuando regreses a casa. Así podrás garantizar una producción de leche estable.

Probablemente te des cuenta que el pequeño te exige leche con mayor frecuencia en la noche, por la madrugada o los fines de semana. Es positivo acceder a sus pedidos para seguir afianzando el vínculo entre ambos y favorecer la correcta obtención de leche materna.

En un principio puede generarte angustia el tener que volver a trabajar y apartarse de tu bebé. Pero con el tiempo, lograrás equilibrar todas tus responsabilidades y te sentirás feliz. Recuerda seguir los consejos que se te han dado en este artículo para ayudarte en el proceso de adaptación que genera el cambio.

Temas: , ,

Recuperación después de la cesárea
Te puede interesar:

La recuperación luego de una cesárea