Dolor de coxis después del parto

Dolor de coxis después del parto

Este es denominado coxigodinia o coccigodinia y puede producir un intenso dolor al final de columna vertebral. Este dolor es muy común en las etapas de embarazos, parto y postparto, afectando a mujeres en edades comprendidas entre los 20-50 años.

Durante el embarazo el cuerpo de una mujer va aumentando de peso en su parte delantera, por lo que la espalda soporta una mayor carga para mantenerse recta y es allí donde aparece el dolor de espalda o coxis. Este dolor puede continuar después del parto, siendo esto normal, ya que en el mismo los huesos de la pelvis se desplazan para facilitar el paso del feto, empujando el coxis hacia atrás, provocando así una luxación, que no es otra cosa que el  rompimiento o estiramiento de fibras del ligamiento que lo une al sacro, ocasionando dichas molestias, las cuales pueden prolongarse días después del parto.

Además de esto, el dolor puede aparecer por todo el esfuerzo muscular que la mujer ejerce durante el parto por vía natural, ya que al pujar para que el bebé salga puede generar algún tipo de contractura en la parte baja de la espalda llegando al coxis.

Es muy probable que el dolor se sienta más al estar sentada sobre una superficie dura, al estar mucho tiempo de pie o al momento de defecar.

Cómo mejorar el dolor de coxis

  • El reposo y descanso ayuda en la mayoría de los casos a que el dolor se alivie y mejore progresivamente hasta que cese por completo.
  • En otros casos es necesario recurrir al médico para que este pueda prescribir algunos analgésicos o antiinflamatorios para aliviar el dolor, considerando que los mismos deben ser compatibles con la lactancia. Se recomienda que estos medicamentos sean tomados de forma prudente.
  • Otra opción para aliviar el dolor de coxis es que al momento de sentarse se use un cojín para no estar apoyada directamente sobre el coxis en una superficie dura.
  • Se pueden realizar además terapias de frío-calor, las mismas permiten aliviar el dolor, ya que, el frío ayuda a disminuir la intensidad de la inflamación y el calor disminuye la inflamación que ya esta instaurada, produciendo así una sensación de relajación en el cuerpo.
  • Y por último, en el caso en el que el dolor continúe aun después de realizar todas las recomendaciones dadas anteriormente, se debe recurrir al medico para realizarse exámenes que indique si existe una luxación de coxis mayor. En este caso el tratamiento indicado para aliviar el dolor es la intervención quirúrgica.
Temas: , ,

mujer
Te puede interesar:

Mamás: no teman pedir ayuda si la necesitan