Amamantar después del cáncer de mama

Amamantar después del cáncer de mama

Después de una mujer superar el cáncer de mama y convertirse en madre, puede aparecer una preocupación: ¿Podre amamantar? Algunos especialistas aseguran que los tratamientos aplicados para la eliminación del cáncer pueden dificultar la lactancia materna, sin embargo no existen contraindicaciones o evidencias científicas que demuestren que amamantar puede representar algún riesgo para la madre o el bebé.

Diferentes investigaciones aseguran que la lactancia materna después del cáncer de mama es una práctica inequívoca y recomendable, siempre y cuando se hayan finalizado los tratamientos asignados.

¿Cuándo el cáncer de mama impide la lactancia?

Cabe destacar, que el cáncer de mama puede perjudicar la lactancia solo cuando los doctores se ven en la obligación de realizar una mastectomía bilateral, es decir cuando se lleva a cabo la extirpación de ambas mamas, ya que al eliminar por completo el tejido mamario, se elimina la posibilidad de dar pecho.

Pero para aquellas mujeres que superan el cáncer a través de una cirugía conservadora, donde únicamente se extirpa parte del tejido mamario afectado, se puede mantener la capacidad de respuesta a estímulos y por tanto de producir leche.

La lactancia materna favorece después del parto

Desde el punto de vista de la recuperación post-parto (esto incluye hasta las emociones), amamantar es algo muy positivo para la madre, puesto que tras haber pasado por una dura enfermedad siente que es capaz de ofrecerle un alimento expulsado por su cuerpo a el pequeño. Además también debemos recordar que la lactancia materna favorece el vínculo afectivo entre madre e hijo, por ello los especialistas recomiendan comenzar el proceso de amamantamiento lo antes posible después de dar a luz.

El embarazo y la lactancia reducen las probabilidades de sufrir cáncer de mama en el futuro

Algunos especialistas aseguran que un primer embarazo antes de los 24 años y amamantar durante seis o más meses disminuye significativamente el riesgo de sufrir cáncer de mama, sobre todo en aquellos grupos de mujeres con alteraciones genéticas que las predisponen a un altísimo riesgo de padecerlo.

¡No renuncies a la lactancia materna sin un motivo bien justificado!

Temas: , ,

mujer
Te puede interesar:

Cinco canciones ícono dedicadas a las madres