Tu hijo tiene miedo de ir al doctor

miedo doctor

Tu pequeño sabe qué es el cuerpo y cuáles son sus funciones. Bajo la piel tiene huesos, músculos y venas. Por eso debe cuidarlo, protegerlo para que no se dañe y debe visitar al médico aunque lo haga con un poco de temor.


Con el tiempo las visitas al pediatra son menos constantes. Cuando estaba más pequeño asistir al doctor era más seguido por las revisiones, vacunas y los virus de la edad. A medida que van creciendo las infecciones virales disminuyen, los problemas respiratorios mejoran y las consultas son por un golpe o roturas.

Ahora el problema son los golpes y accidentes, que dejan dolor, sangre vendajes y algunas heridas. Muchos se asustan con las heridas y les da más miedo asistir al médico. A veces también como padres somos los culpables de asustar a los niños con, por ejemplo las vacunas, lo que les genera un miedo al médico tan solo de pensarlo.

Muchos niños no van al hospital de forma seguida y ver un daño o sangrar hacen que un accidente sea visto con ansiedad y temor. Es importante que tu pequeño sepa enfrentar estas situaciones de angustia, por ejemplo respirando profundamente. Mientras se espera la atención se debe pensar y hablar de lo que pasó.

Cuando ya son un poco más grandes te relajas al dejarlo viendo televisión o películas. No obstante, con esto se expone demasiado a los niños ya que presencian escenas violentas, crímenes, ven las noticias o documentales un poco fuertes.

Es muy importante filtrar los contenidos, ya que hay muchas cosas que para los niños son muy impresionantes, lo primordial es no generar más temores.

Lo importante es darle tranquilidad al pequeño. Si él está sangrando y tú en estado de histeria lo más seguro será que él tambien copie tu comportamiento. Preséntale al doctor como alguien cercano y amigable que en vez de provocar un problema está de nuestro lado y nos ayudará.

Sabemos que el cambio de conducta no es de un día para otro, más aún cuando las visitas al doctor no son tan frecuentes, por eso ten paciencia y recuerda hacer el trabajo en el hogar, donde con conversaciones o juegos puede ver lo entretenido que es ir al doctor, incluso, si él quiere puedes comprarle los instrumentos médicos de juguete para que se familiarice y no le provoque resquemores a la hora de la visita médica.


por qué los niños fingen estar enfermos
Te puede interesar:

Lesiones fantasmas por presión de los padres