¿Por qué los niños tienen miedo de ir al baño?

Por qué los niños tienen miedo de ir al baño

De niños tendemos a temer muchas cosas, y de adultos, hay algunos de esos miedos que olvidamos, que superamos, pero que recordamos cuando nuestros hijos los muestran, desde el miedo a la oscuridad hasta el miedo de ir al baño.

Esta es una de las fobias que tienen la mayoría de los niños pequeños y, a menudo, se asocia con el acto de «hacer caca».

Primero debemos recordar que este es uno de los procesos de desarrollo más importantes en la vida de un niño y debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar que esta experiencia no sea traumática sino que proceda como una fase más para evitar el miedo de ir al baño.

Miedo de ir al baño

Es importante darle a nuestro hijo confianza, seguridad y tranquilidad a la hora de ir al baño, y no culpabilizarlo demasiado si comete un error, no nos lo dice, o se «moja». Esos son desafíos para nosotros como padres.

El miedo de ir al baño es más frecuente entre los dos y los cuatro años, cuando empezamos a enseñar a nuestro hijo a usar el baño para quitarse el pañal.

Sin embargo, también puede reaparecer en otros momentos, en la infancia o incluso en la adolescencia, debido a un acontecimiento perturbador, confuso o doloroso en la vida de nuestro hijo, por ejemplo, la pérdida de un ser querido o el acoso escolar, por citar solo algunos de los motivos que pueden provocar la reaparición de esta fobia.

Este miedo, si se prolonga, puede dar lugar a otras complicaciones que van desde el estreñimiento hasta el megacolon funcional.

¿Cómo sé si mi hijo sufre de miedo de ir al baño?

Lo primero que debes hacer es observar la rutina de baño de tu hijo, notando los cambios en su comportamiento y la frecuencia con la que suele ir al baño y la frecuencia con la que lo hace ahora.

Por lo general, los niños no les dicen a las personas a tiempo ni van al baño cuando es la hora porque no quieren que los interrumpan, porque no se sienten cómodos en baños desconocidos o porque tienen dificultades para orinar porque están toman poca fibra porque están nerviosos, tienen escrúpulos excesivos o disgusto con las heces, o están avergonzados.

Cuando esto sucede, el proceso se retrasa, las heces se endurecen en el colon, ir al baño se vuelve más doloroso y el niño evita ir al baño aún más por miedo al dolor, sangrado o malestar.

Este círculo vicioso puede exacerbarse cuando los padres insisten en obligar al niño a ir al baño. Aquí hay algunos consejos que reducirán el estrés tanto para los padres como para los niños.

¿Qué podemos hacer?

Si ya estamos observando una fobia, debemos recordar que es algo natural y normal en el desarrollo de nuestro hijo y que es nuestro trabajo llevarlo de la mano para que ya no asocie ir al baño con algo traumático. Tenemos que dejar de plantear constantemente el tema para no aumentar la presión.

Al mismo tiempo, debemos mostrar comprensión y empatía, hablar de lo natural que es ir al baño, de lo sano y necesario que es estar sano. En este punto podemos recurrir a cuentos y libros infantiles que aborden esta situación de una manera más cercana a la mentalidad de nuestros hijos.


niños con TDAH
Te puede interesar:

Niños con TDAH y tiempo de pantalla en los días libres