Padres tóxicos no ayudan al desarrollo de sus niños

Padres tóxicos afectan a los niños

Los padres tóxicos no se ganan el respeto de sus hijos, más bien generan tanto temor en que los descendientes prefieren evadirlos para evitar peleas que puedan afectarlos a nivel psicológico.

De acuerdo con psicólogos de España y Estados Unidos, que fueron citados por Sanitas, la definición de un progenitor de este tipo va asociada con «aquellos individuos que hacen que sus niños y adolescentes se sientan mal de manera constante, con el fin de mantenerlos con bajos niveles de confianza. Esto impide que los jóvenes puedan sentirse seguros al momento de tomar sus decisiones».

Facemamá te dará a conocer los signos que caracterizan a este tipo de papás, con el fin de que aquellos ciudadanos, que se encuentran en pleno proceso de crianza, puedan saber el instante en el que caen en este tipo de conductas autodestructivas.

Signos de padres tóxicos

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los padres tóxicos son aquellos que se caracterizan por lo siguiente:

  • Manipulación constante. Los papás y mamás que forman parte de este clase tienden a manejar las cosas a su favor, incluso cuando se presentan problemas que ellos causaron. Eso significa que tienden a victimizarse para que sus niños sientan lástima y acaben por seguir sus órdenes.
  • Autoritarismo. Regularmente los progenitores instan a sus hijos a acatar las reglas de manera irrestricta, es decir, su casa debe ser una especie de base militar en la que si no se está de acuerdo con su punto de vista, terminan por molestarse pues no existe el diálogo.
  • Intransigencia. Estos adultos nunca están de acuerdo con que la gente haga las cosas a medias, por esa razón se convierten en una especie de reto insuperables para los infantes que llegan a pensar que si no cumplen lo solicitado por sus «jefes de hogar» son seres poco útiles.
  • Exigencia perenne. Para un padre tóxico, que no debe ser confundido con los que integran el grupo de sobreprotectores, nada de lo que hagan sus hijos será suficiente para satisfacer sus exigencias. De manera habitual, instan a sus chicos a ser los mejores en cada área, pero no con palabras bonitas, sino con constantes comparaciones que acaban por decepcionarlos, ya que sienten que sin importar lo que hagan no cumplirán la expectativas trazadas por sus antecesores.

¿Cómo evitar caer en este tipo de comportamientos?

De acuerdo con investigadores consultados por el portal Noticias y Blog, para que los padres no acaben por ser tóxicos deben fomentar el autoestima de sus hijos, con el fin de evitar que se conviertan en seres inseguros en el futuro.

A juicio de la Asociación de Psicología de Venezuela, la manera más oportuna de erradicar este comportamiento es mantener una comunicación constante con los muchachos, con el fin de intercambiar ideas y conocer su visión de la vida.

Según esta organización, cuando se pueden entablar diálogos, así como reconocer las habilidades y fortalezas de cada uno de los miembros de una casa, es más factible mantener la paz.

«No olvides que los niños son vulnerables y maleables. No niegues sus sentimientos solo porque ellos no tengan la madurez suficiente para explicarlos. Esa es la clave para ser mejores papás en el siglo XXI», explicó Mama Magazine, portal especializado en educar a adultos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) les sugiere a los hombres y mujeres, encargados de la protección y crianza de los infantes, a basar sus relaciones familiares en el amor, algo que les permitirá ser ejemplos a seguir por sus sucesores e impedirán que se transformen en seres rechazados por estos últimos al momento de llegar la vejez.

Temas: , ,

el niño debe llevar juguetes a la escuela
Te puede interesar:

El apego de los niños hacia sus juguetes