¿Por qué el niño odia la escuela?

odia la escuela

Si tu hijo odia la escuela, probablemente no sea su culpa, ni la de su maestro, sino que puede ser evidencia de que su cerebro está funcionando “adecuadamente”.

Los cerebros sanos protegen a sus dueños de la amenaza percibida. La escuela de hoy es estresante, a menudo amenazante, como resultado de las pruebas estandarizadas de alto riesgo que desafían a los estudiantes, maestros y administradores escolares.

Hay tanta información obligatoria como «conocimiento» requerido para estas pruebas (que determinan los fondos federales), que para muchos niños, la escuela parece más como un centro de engorde que les proporciona datos sin el tiempo o los recursos adecuados para hacerlos interesantes o relevantes.

¿El niño odia la escuela?

Currículum sobrecargado

Sin los proyectos y las actividades grupales, por no hablar de la eliminación del arte, la música, la educación física y, a menudo, la ciencia de la escuela primaria, los estudios sociales e incluso el recreo, ¿por qué un niño quiere estar allí?

Estas clases y muchas actividades divertidas se han sacrificado, por lo que hay más tiempo para las dos materias que se evalúan en esas pruebas: matemáticas e inglés.

Afortunadamente, hay muchos maestros, consultores y administradores maravillosos, creativos y dedicados en la primera línea todos los días haciendo todo lo posible para involucrar a sus estudiantes. Sin ellos, no puedo imaginar cuánto peor serían las cosas para los niños a su cargo.

El problema es peor cuando se requiere que el distrito se apegue a un plan de estudios rígido «a prueba de maestros» que dicta tediosos días de hojas de trabajo y noches del mismo relleno cerebral.

En estos casos, los mejores maestros tienen menos oportunidades de usar sus habilidades para crear experiencias de aprendizaje alegres y memorables que los niños necesitan.

El niño no odia la escuela, siente un rechazo hacia ella y es vital explorar hasta encontrar la raíz del problema.

Temas: , ,

colación
Te puede interesar:

Haz que tus hijos coman bien