Nunca transmitas estos mensajes a tus hijos

No transmitir mensajes negativos a los niños

Como toda mamá, probablemente tienes mil cosas que hacer, y resulta difícil concentrarse con la inagotable energía de los niños.

Cuando te ves sometida a estrés, es posible que llegues a gritarles a tus hijos o que, en la desesperación, digas algo de lo que te arrepientas después. Para ayudarte, te daremos algunos consejos que te servirán para pensar antes de hablar. Las siguientes frases no deberían salir de tu boca.

“Déjame tranquila, no me molestes”

Al decirles eso, les das la idea de que son realmente una molestia, que estarías mejor sin ellos. Mensajes como estos hacen que los niños sientan que no se te puede hablar, ya que no estás interesada en lo que les pasa.

Las consecuencias a largo plazo pueden ser muy negativas. Podrías crear una brecha entre ellos y tú, minando la confianza que te tienen. Finalmente, al llegar a la adolescencia, difícilmente te comunicarán sus asuntos, ya que sabrán que sólo quieres que te dejen en paz.

Recuerda que, para los hijos, los padres son sus héroes, aquellos que pueden librarlos de cualquier problema. Pero si cortas la comunicación, afectarás su bienestar emocional, dejándolos confundidos, presionados y apenados.

 “¡Lárgate de aquí!”

Aunque no lo digas con una mala intención, sentirse rechazado de esa manera puede ser fatal para un niño. Imagina cómo te sentirías tú si la persona que más amas te echa de su presencia, o te grita para que salgas de su vista.

Para los pequeños, la mamá representa un refugio. ¡Qué triste sería sentir que no eres bienvenido al lugar donde acudes por protección! Medita en esto para que, la próxima vez que tu hijo te interrumpa, puedas decirle algo menos traumático y más amoroso.

Hay varias maneras de cambiar el tono y de expresarte con tus hijos. Puedes decirle: “Mi amor, en este momento estoy terminando de trabajar, así que necesito que juegues calladito por un rato. Después, haremos algo juntos”. ¿Verdad que cambia? Pero no olvides que para los niños el tiempo pasa más lento, así que toma en consideración que su paciencia es más limitada.

Intenta explicarle el motivo por el que no puedes prestarle atención en ese momento para que entienda tus razones y no piense que lo estas desplazando.

Organiza tu tiempo de manera tal que puedas compartir por espacios de tiempo, un rato con tu pequeño, así no te sentirá tan ausente. Y provecha al máximo esos momentos para expresarle todo el amor que sientes por él, hazle saber de manera cariñosa que mami también tiene otras actividades que cumplir donde no esté involucrado y que deben ser respectadas.

Temas: , ,

niño durmiendo mesa
Te puede interesar:

Aprende a manejar la dificultad de aprendizaje de tu hijo