Mi niño es zurdo, ¿cuál es la razón?

niño con limones

Se estima que 1 de cada 10 personas es zurda. ¿A qué se debe esta inversión? ¿Es un inconveniente o una ventaja?

La genética

Se ha investigado que esta condición se transmite de padres a hijos. Tener un padre zurdo o ambos aumenta considerablemente la posibilidad de ser zurdo. Y si la madre lo es, las probabilidades se duplican.

Otros factores que inciden son las influencias ambientales durante la gestación o la lactancia. Lo anterior descarta que el ser zurdo sea una condición manejable o re-educable.

Por lo tanto, no se debe presionar al niño para que sea diestro, ni someterlo a tratamientos o métodos para que deje de usar la mano izquierda, sino apoyarlo para desarrollar toda su potencialidad siendo zurdo.

Niños con carácter

Quizás te preguntes si hay alguna diferencia entre los niños diestros y los zurdos. ¿Existe alguna prueba de que quienes son zurdos sean más inteligentes que los diestros?

Se ha planteado que las personas zurdas se desarrollan de mejor modo en los ámbitos científicos y artísticos. No obstante, no hay estudios concluyentes al respecto.

También se ha relacionado a las personas zurdas con un temperamento fuerte. Y es que algunas investigaciones relacionan esta particularidad con una mayor agresividad y comportamientos destructores, a diferencia de los diestros, que supuestamente tendrían conductas más tranquilas y tolerantes.

Sin embargo, nada está demostrado. En realidad, las hipótesis varían de acuerdo a los diversos postulados, algunos más atrevidos que otros. Por ejemplo, científicos canadienses indicaron que habría más homosexuales entre los zurdos, pero ese hecho no ha sido determinado por otros estudios.

Los zurdos y el deporte

Un aspecto positivo vinculado a ser zurdo se da en el ámbito deportivo. Los deportistas diestros se han manifestado asombrados al competir con rivales zurdos, como por ejemplo, los boxeadores y los tenistas.

Al respecto, estudiosos evolucionistas de la Universidad de Montpellier, Francia, han planteado que la ventaja deportiva explicaría cómo los zurdos han “sobrevivido” a la selección natural de las especies.

Al ser más hábiles en un combate cuerpo a cuerpo, habrían preservado su condición a través del tiempo.

Para los investigadores, la existencia de un mayor número de zurdos en las sociedades más violentas (mayor cantidad de homicidios) es un factor que avala su teoría.

El día a día

La vida cotidiana puede ser un reto para los zurdos, ya que vivimos en un mundo creado para diestros.

Los artículos más domésticos, como una tijera, un abrelatas, un instrumento musical, un cajero automático… todo está hecho para ser usado fácilmente con la mano derecha. Por lo tanto, les puede ser muy incómodo manipular ciertos utensilios.

Incluso es más alto el riesgo de experimentar un accidente doméstico, ya que es complicado encontrar elementos adaptados a su condición.

Un último punto a mencionar es que algunos científicos han asegurado que la esperanza de vida de las personas zurdas sería más corta que la de los diestros, en promedio, unos 10 años.

¿Cómo explicar el fenómeno?

Entre las explicaciones posibles, se encuentra la inadaptación al mundo de los diestros y una debilidad del sistema inmunitario, el cual aumentaría el riesgo de sufrir infecciones.

Nuevamente, los estudios no son determinantes. Científicos han establecido que durante un tiempo no se comprendió adecuadamente la situación relacionada con esta condición, por lo que se obligaba a los zurdos a ser diestros.

Una de las medidas era atándoles la mano izquierda en la espalda. Esto explicaría que los zurdos son más comunes en edades menores a 60 años, mientras que son muy pocos aquellos en los 70 u 80.

Así que si tu hijo es zurdo, tiene toda una vida para desenvolverse bien en este mundo aparentemente de diestros y está en ti y en el entorno no hacerlos sentir distintos, sino que mostrarles que no tiene nada de malo, y hasta puede ser ventajoso tener destrezas del lado izquierdo.

 


Niños con albinismo ¿cómo los afecta?
Te puede interesar:

Albinismo y la baja producción de melanina