Importancia de la comunicación con los hijos

comunicación hijos

Todos queremos lo mejor para nuestros hijos: queremos que se conviertan en adultos bien adaptados que se sientan valorados y respetados. Nuestros niños también anhelan ser escuchados, sí, escuchados y no juzgados. Te contamos sobre la importancia de la comunicación entre padres e hijos.

Comunicación entre padres e hijos

Por lo general, nuestros hijos quieren hablar con nosotros cuando les apetece, pero para nosotros, los padres, a menudo se trata de: «Estoy ocupado, dímelo más tarde»; «Ve y haz otra cosa y lo discutiremos a la hora de la cena»; o “Muy lindo cariño”, desestimando lo que nos están diciendo.

Algunos niños no tienen padres que tengan tiempo para escucharlos; algunos apenas ven a sus padres, y esto afecta directamente la personalidad y desarrollo del niño.

Encontrar tiempo para hablar

El mejor momento para hablar es cuando ambos están relajados y no están absortos en preparar la cena o hacer malabares con tres trabajos a la vez.

También es importante que busques un momento en el que no vaya a ser interrumpido por otros niños ni por nadie más. Averigua qué está haciendo tu hijo y luego programa una cita con él para cuando haya terminado su actividad para que tengan atención al 100%.

A menudo dile a tu hijo: «Cuando hayas terminado de jugar ese juego, ¿podríamos sentarnos juntos para que podamos hablar de tu día?» Si esto es recibido con gemidos, que son bastante efímeros, centra los beneficios de su tiempo juntos, aumentando su autoestima diciéndole lo maravilloso que es y lo orgullosa que te sientes de ser su madre. Esto ayudará y seguramente terminarán sentados tomando un vaso de leche hablando de lo que ha pasado o sus intereses.

A partir de los comentarios de las madres, descubrimos que el mejor momento para hablar correctamente con sus hijos es antes de la escuela o antes de acostarse, los cuales son momentos del día en los que el «monstruo de la preocupación» dentro del niño asoma su fea cabeza. El momento es crucial, ya que debe serlo cuando sientas que tu hijo responderá y será un participante dispuesto en la conversación.

Hablar exitosamente

Tómate el tiempo que tu hijo necesita y no te apresures. Charla en la mesa de la cocina o en el dormitorio de tu hijo. Una charla de quince minutos puede hacer el trabajo, pero para un problema complejo, necesitarías permitir aproximadamente media hora. De eso se trata la comunicación entre padres e hijos.

Detente, agáchate y habla: la importancia de hablar con tu hijo

La comunicación verbal proporcionada por la interacción de persona a persona o de padre a hijo es fundamental para el aprendizaje y el desarrollo del lenguaje. A medida que los dispositivos electrónicos comienzan a asumir el papel de chupetes, es importante que los padres se vuelvan más conscientes de la salud de la comunicación de sus hijos.

La comunicación entre padres e hijos y la tecnología

En un mundo donde los emoji están comenzando a reemplazar palabras y expresiones, transmitir un mensaje a alguien ha adquirido un nuevo significado. Los entornos públicos se han vuelto un poco menos conversadores y no es raro encontrar filas de personas con el cuello doblado usando sus móviles.

Muy poca comunicación de persona a persona, sin contacto visual. Las citas de juegos de hoy consisten comúnmente en grupos de niños pequeños que juegan en tabletas o teléfonos inteligentes, sin comunicarse entre sí. Una encuesta realizada el año pasado por la Asociación Estadounidense de Audición del Habla y el Lenguaje (ASHA), encontró que el 68% de los padres de la muestra con niños de dos años usan tabletas y el 59% usa teléfonos inteligentes. Lo más alarmante fue el 52% de los padres que informaron estar preocupados por la tecnología que afecta negativamente la calidad de sus conversaciones con sus hijos y la cantidad de conversaciones en las que participan.

La adolescencia y la importancia de hablar con los padres

Como muchas preguntas sencillas para los padres, esta llega al corazón de un tema muy complejo: «¿Qué importancia tiene para nuestro adolescente poder hablar con nosotros?» Sí, la comunicación entre padres e hijos adolescentes ¡también es vital!

Para los padres, la respuesta es: muy importante.

En el mundo, el adolescente es el principal informante de los padres sobre lo que está sucediendo en su vida cada vez más complicada. Por lo tanto, los padres quieren que se les brinde información adecuada y precisa sobre lo que está sucediendo. Sin este conocimiento, la ignorancia puede poner a los padres fuera de contacto cuando ocurre una infelicidad significativa, ocurre un daño o se necesita ayuda.

Obviamente, para mantenerse accesibles y seguros para hablar, los padres deben estar dispuestos a escuchar cada vez que el adolescente quiera hablar, no estar demasiado ocupado y abstenerse de las críticas, que a menudo cierran esta comunicación.

Para el adolescente, la respuesta puede ser: aún más importante.

Al hablar, expresa en palabras habladas lo que está experimentando, sintiendo, pensando, deseando y no queriendo, y luego transmitiendo verbalmente este mensaje a los padres.

La comunicación entre padres e hijos adolescentes permite que este logre la práctica de habilidades de expresión que ayudarán socialmente al joven en los años más desafiantes que se avecinan. Ser un «buen comunicador hablado» es una gran ventaja social que se abre paso en el mundo cuando él o ella deben realizar de forma independiente todo tipo de asuntos interpersonales para hacer frente y avanzar uno mismo.

Lo que puede ser una gran desventaja es cuando ese joven ha aprendido un hábito de comunicación más callado. En contraste con la comodidad de hablar, cuando se inclina a callarse, una persona joven puede volverse más difícil de conocer para los demás y menos probable que se la tenga en cuenta. En el peor de los casos, puede seguir la incomodidad, la timidez, la invisibilidad social e incluso el aislamiento.

Beneficios de hablar

Por lo tanto, considera estos posibles beneficios de aprender a hablar en contraste con los posibles costos de callarse durante la adolescencia.

  • Un beneficio de hablar es poder describir lo que está sucediendo en el mundo interno y externo de la experiencia al poder expresarlo en una forma verbalmente comunicativa. Mientras que una persona que habla puede capturar su experiencia personal en palabras, una persona que se calla puede tener más dificultades para hacerlo. Podría haber un contraste extremo entre una persona que habla y que puede usar palabras para expresar lo que siente y una persona que se calla y que no tiene tal autoconocimiento y capacidad, y no puede. «No sé qué está pasando«.
  • Un beneficio de hablar es poder expresar lo que está sucediendo hablando con otros y, en este proceso, aceptarlo. Mientras que una persona que habla puede usar palabras para transmitir preocupaciones personales, obteniendo alivio y una escucha, una persona que se calla puede estar más inclinada a guardar esta información para sí misma. Puede haber un contraste extremo entre una persona que habla y que puede confiar verbalmente cuando es necesario, quizás obteniendo empatía y apoyo, y una persona que se calla y permanece en silencio y sola. «Nadie me entiende
  • Un beneficio de hablar es poder explicarse a los demás: lo que uno valora, cree, percibe o desea. Mientras que una persona que habla puede usar la comunicación hablada para definirse a sí misma y persuadir a los demás, una persona que se calla puede optar por guardar esta información para sí misma, lo que resulta más un misterio para los demás y es menos probable que influya en ellos. Un contraste extremo podría darse entre una persona que habla y que regularmente deja que los demás conozcan sus opiniones y deseos personales, y una persona que se calla y que elige permanecer más desconocida y, por lo tanto, no responde. «No tengo nada que decir».

La comunicación entre padres e hijos siempre será importante, tengan la edad que tengan, siempre necesitarán de sus padres, quieren ser escuchados y necesitan ser orientados, es por eso que, debemos tener tiempo para ellos, para sentarnos, conversar y entregarles confianza.


Te puede interesar:

Circuncisión: remoción del prepucio