El reto de disciplinar a los hijos

niña

La disciplina es necesaria y, sin embargo, la forma de administrarla varía en cada familia. 

Disciplinar está relacionado con instruir, ayudar a los hijos a entender por qué se les pone límites y ser capaces de distinguir lo correcto de lo incorrecto. A través de la disciplina, los padres orientan a los niños.

Pautas para disciplinar adecuadamente

La disciplina no está ligada a la violencia física, lo que puede tener consecuencias en la salud psicológica de los pequeños.

Lo principal es disciplinar con amor, ejerciendo mucha paciencia, para luego fijar límites.

Cómo establecer límites

A partir de la edad preescolar es posible crear normas para enseñar a los hijos a ejercer cualidades como el respeto y la tolerancia.

No hacerlo significaría malcriar a los niños, satisfaciendo siempre sus caprichos. Cuando los padres aprenden a decir “no”, contribuyen a su autoconfianza, pues ellos saben que son valiosos y que a los padres les importan las decisiones que tomen.

Los límites deben fijarse con claridad. Por ejemplo, si tienes que ponerle un horario, sé específica e indícale qué esperas de él o ella. También es importante explicarle las razones de las normas que le pongas.

¿Y si el niño no obedece?

Procura no volverte loca, sino más bien busca una solución creativa para que el pequeño entienda las consecuencias de su conducta, pero sin traumas. Una idea: si el niño no quiere ordenar su pieza, haz que te ayude a ordenar la tuya. O si rayó la pared, pásale los implementos para que la limpie él mismo.

Recuerda que debes ser firme; como resultado tendrás un niño capaz de conducirse entre las reglas que el mundo real impone. La disciplina implica amor, firmeza y coherencia. Todo para educar de la mejor forma a los hijos.


Mamá soltera
Te puede interesar:

Vida amorosa de la mamá soltera