¿Cuándo hablar de la masturbación con los niños?

Cuándo hablar de la masturbación con los niños

Este tema es, claramente, difícil de considerar con los hijos. No obstante, son charlas necesarias para educarlos y ayudarlos en el desarrollo sexual y emocional propios de la pubertad.

Para los niños establecer una conversación de esta magnitud con sus padres es tan difícil como para el adulto, es por ello que al momento de hacerlo debes considerar la importancia que presenta el tema. Aun cuando no sepas la manera exacta de responder muchas de las interrogantes que ellos tengan y la edad correcta para asimilar y entender dicha información debes prepararte para buscar el momento preciso y abordar la conversación.

Pues debes entender que en esta edad, los impulsos son fuertes y los niños comienzan a explorar su cuerpo y sus órganos sexuales.

La razón de la masturbación

Por lo general, esta práctica se desarrolla por curiosidad; los niños son inocentes y en ocasiones no entienden lo que hacen, sólo se enfocan en la sensación de placer que produce.

Es natural que los niños exploren su cuerpo, y por lo mismo, es fundamental que los padres estén dispuestos a orientarlos y responder sus dudas. No se debe esperar a que ellos pregunten sobre sexualidad o sobre temas tan específicos como la masturbación; es necesario que los padres piensen en cómo hablar de estos temas cuando sea el tiempo apropiado. Se ha recomendado hacerlo cuando los niños cumplen los 8 años.

Cómo tratar el tema

Si has encontrado a tu hijo masturbándose o te has dado cuenta de que lo ha hecho, debes buscar la oportunidad para considerar ese tema. Ármate de valor y no tengas vergüenza ni lo atemorices con tu reacción.

Qué decir y qué no decir

Para empezar, debes saber que es muy negativo que retes al niño por haberse masturbado. De lo contrario, le causarás vergüenza o dolor.

Dile que entiendes por lo que está pasando, ya que es normal que se tenga ese impulso. También debes señalarle que nunca debe repetirlo en presencia de otra persona, menos en público, ya que la intimidad sexual no es algo que se comparta con otros.

Si el niño tiene inquietudes al respecto, respóndeselas claramente; el objetivo es que no crea que los temas relacionados con la sexualidad son temas tabú que no puede conversar contigo. Es preferible que sean los padres quienes aclaren sus dudas y no otra gente.

Prepárate para conversar de estos temas con tus hijos; infórmate y busca ayuda si crees que la necesitas. Es vital que los hijos sientan la confianza para acudir a los padres por información y guía, sobre todo en asuntos de índole sexual. No querrás que ellos prefieran informarse en internet o con compañeros que no tienen claras las cosas. El conocimiento es imprescindible para una buena educación.

Temas: , ,

Cómo convertirse en padres positivos
Te puede interesar:

Ahogamiento secundario en los niños