6 Maneras de perder la autoridad ante tu hijo

6 Maneras de perder la autoridad ante tu hijo

Las madres deben ser ejemplo digno para sus hijos, su credibilidad no debe estar comprometida porque ella debe hacer lo que dice que hará sin perder el control o la calma y saber dirigirse a sus pequeños con amor para que sus pequeños las escuchen y sigan sus enseñanzas. Perder la autoridad ante tus hijos puede evitarse de la mejor manera.

En muchas ocasiones las madres suelen deteriorar su autoridad ante sus hijos debido a comportamientos por la pérdida de control que se hacen constantes en su relación y aquí en facemamá encontrarás las 6 maneras más comunes de perder la autoridad ante tus hijos, así que toma nota para que todo mejore.  

Maneras de perder la autoridad ante tus hijos

6 Maneras de perder la autoridad ante tu hijo

1.- Dices “NO” la mayoría de las veces. Cuando utilizas el no todo el tiempo para prevenirlo o evitarle daños o para que no hagan cosas diferentes a las que tu deseas es un error que muchas mamitas cometen. Evita decir que no todo el tiempo, trata de explicarle con otras palabras el por qué debe hacer algo distinto a lo que quiere o que desea obtener, puedes decirle “en otra oportunidad tal vez” para dejar de lado esa palabra que a todos les cae mal. Dejar esa palabra de lado no quiere decir que le complazcas en todo, sólo que la dejas para algo realmente importante. 

2.- Utilizas amenazas y gritos para obtener lo que deseas de él. Si te alteras tu comunicación con tu pequeño se ve interrumpida por completo porque empiezas a utilizar los gritos y las amenazas, lo que perturba al pequeño, lo hace que se rebele en tu contra y que tengan una mala relación, donde el maltrato sea el protagonista debido a que se repiten como un ciclo las malas actitudes. Cuando necesites algo de tu hijo puedes dirigirte a donde se encuentra y mirándolo a los ojos pedírselo de buena manera, verás cómo mejoran las actitudes y todo es favorable para ambos.

3.- Discutes con tus hijos por tener razón. Hacer las cosas por la fuerza, imponiéndote y queriendo tener siempre la razón “porque sí, porque eres la mamá y tienes la razón en todo” aun cuando no es así, crea un malestar profundo en tu hijo. No luches con él por tener la razón, no te pongas a su nivel, simplemente explícale lo que deseas que haga por ti y dale la razón cuando la tenga, porque a veces esto te ayuda a que tu hijo vea que errar es de humanos, reconocerlo de sabios y que no siempre ellos van a saberlo todo.

6 Maneras de perder la autoridad ante tu hijo

4.- Disciplinas de acuerdo a tu estado de ánimo. A veces estás cansada, triste o enojada por alguna situación que te ha ocurrido durante el día y nada tiene que ver con tu hijo, pero aun así disciplinar a tu hijo no tiene por qué basarse en tu estado de ánimo. Espera que te calmes para poder actuar y disciplinar de manera positiva y con respeto, sin hacerle daño a tu pequeño y sin malestares propios.

5.- Permites que te desautoricen otros adultos. Cuando otros adultos intervienen en la educación que le das o tomen las decisiones que tú debes tomar sobre la disciplina de tu hijo pierdes por completo la autoridad, no permitas que te desautoricen y menos que lo hagan delante de él. Acepta las sugerencias de otros (abuelos, tíos, entre otros) en privado, pero recuerda que tú eres quien debe llevar la batuta.

6.- Das órdenes y los mandas. Recuerda que es muy importante la manera en la que le hablas a tu pequeño, no le des órdenes, no seas siempre autoritaria, piensa en las palabras mágicas para lograr las cosas que deseas de tu hijo: “por favor” y “gracias”. Ten por seguro que con ellas conseguirás mucho más que ejerciendo mandatos.

Recuerda que es muy importante que tu pequeño sienta admiración y te entienda lo que quieres pedirle sin necesidad de sentir miedo porque pierdes la calma o porque eres incongruente con tus acciones. Debes aprender a comunicarte con él, esa es la verdadera clave de una buena relación y la creación de un maravilloso vínculo muy difícil de perturbar por otros.

Temas: , ,

beneficios y riesgos de los videojuegos
Te puede interesar:

Ojo con los videojuegos durante las vacaciones