«¿Por qué no puedo amar a mi hijo?»

Por qué no puedo amar a mi hijo

Todo el mundo conoce el ideal que las mujeres carguen a su bebé en brazos después del parto y se inunden de inmediato con el amor más grande que jamás hayan sentido. Y algunas mamás realmente se sienten así. De lo que se habla mucho menos: Sin embargo, es que hay madres que necesitan días, semanas o incluso años antes de poder sentir amor. «¿Por qué no puedo amar a mi hijo?» Es el tema del que hablaremos hoy.

El amor incondicional de una madre por su hijo todavía se da por hecho y es natural en nuestra sociedad. Entonces, las mamás que luchan por sentir amor por sus hijos están rompiendo un tabú cuando hablan de ello. Y a menudo son objeto de «vergüenza de mamá»: «¿Qué, no puedes amar a tu hijo? ¡¿Qué clase de madre eres?!”

«¿Por qué no puedo amar a mi hijo?»: Críticas y acusaciones empeoran situación

Los comentarios despectivos y las acusaciones hacen que la situación sea aún más difícil para los afectados. Por temor a tales reacciones, muchas madres se guardan sus sentimientos. 

El ideal en muchas mentes es que las mujeres en el papel de madre siempre sean felices. Hablar de ello podría ser el primer paso para volver a estar en contacto con tus sentimientos y quitarte la presión.

Pero, ¿qué hay detrás cuando el amor por el niño simplemente no se materializa?

La depresión posparto suele quedar atrás cuando las madres tienen problemas para desarrollar sentimientos por su bebé. Después del nacimiento no siempre todo es como en una nube de amor. 

En las primeras semanas como mamá, muchas mam´ás sienten un miedo paralizante, lloran constantemente y se sienten abrumadas por todo, especialmente por su bebé, por quien simplemente no sienten amor. 

Se necesitan tres meses para que estos sentimientos negativos desaparezcan y para que ellas aprenda lentamente a amar a su hijo.

¿Cómo puedo lidiar con eso cuando me doy cuenta que no amo a mi hijo?

Sobre, «¿Por qué no puedo amar a mi hijo?» Los psicólogos aconsejan no reprimir los sentimientos. El primer paso ya está dado, porque podemos sanar lo que ya no podemos reprimir. 

Pero las madres pueden preguntarse: ¿Qué sentimientos y necesidades se interponen en el camino del afecto por mi hijo? ¿Es la tristeza lo que puedo dejar ir? ¿Será posible que el miedo me esté paralizando? ¿O es incluso enfado porque tuve que despedirme de mi antigua vida? ¿Por qué no puedo amar a mi hijo?

En tal caso, las madres deberían preguntarse qué se están perdiendo en su vida con un niño y cómo pueden recuperar algo de eso. En muchos casos, también tiene sentido superar su propio trauma y obtener ayuda profesional. Porque sus propias experiencias traumáticas, como un nacimiento traumático, también pueden influir en los sentimientos hacia el niño.

El amor no puede ser forzado

Los sentimientos no pueden obligarse, al contrario. Cuanto más lo intentamos, más difícil se vuelve crearlos de forma natural. En cambio, se aconseja: Sé comprensivo y amoroso contigo mismo, como lo serías con un amigo. ¡Das tanto y deberías estar al menos un poco orgulloso de eso!


manos
Te puede interesar:

Secretos sobre la maternidad