Medicina complementaria

Gracias a otros tratamientos que actúan en forma conjunta con la medicina complementaria o tradicional, podemos mejorar nuestra mente y cuerpo.

Es importante que conozcamos distintos métodos que nos ayuden a mantener una buena salud. Uno de ellos es la medicina complementaria, también llamada integrativa, ya que se usa junto a la tradicional. Son otras maneras de aplicar tratamientos que sirven como aporte a los utilizados comúnmente.

No hay que confundirla con la medicina alternativa, la que no es reconocida ni aprobada por muchos médicos y que se usa reemplazando los procedimientos tradicionales.

Esta práctica se preocupa de curar el alma, además del cuerpo. Así lo hacían en la medicina oriental, hindú y chamánica. Más tarde, estas costumbres se fueron perdiendo en occidente.

El Ministerio de Salud, define a esta modalidad como “un conjunto de teorías y prácticas diferentes a la medicina oficial, trasplantadas e insertas en una sociedad que tradicionalmente no ha practicado esa medicina”.

Entre las disciplinas que se practican en nuestro país, se encuentran: Homeopatía, Acupuntura, Naturopatía, Quiropraxia, Sintergética, Terapias Florales, Apiterapia, entre otras.

Estas terapias ayudan a disminuir algunos síntomas de enfermedades. Por ejemplo, aliviar molestias del cáncer relacionadas a la quimioterapia. Dentro de estas prácticas se incluyen los masajes, la relajación, entre otras.

La medicina complementaria se divide en:

  • Sensorial: terapias que se relacionan con los sentidos. Por ejemplo, aromaterapia, musicoterapia, masajes.
  • Cognitiva: se usa la energía positiva del pensamiento. Incluye la hipnoterapia, oración, meditación y relajación.
  • Expresiva: se dan a conocer los pensamientos. De esta forma, disminuye la ansiedad. Dentro de esta variante se encuentran, terapia artística (dibujar, pintar) y también la técnica de escribir un diario para dejar fluir los sentimientos de manera privada.
  • Física: gracias a los ejercicios, la persona podrá mantener una buena salud, además de mejorar su ánimo y soltar tensiones. Entre las terapias que se practican se cuentan: Yoga, T’ai Chi, Qi gong.
  • Médica o de sanación: son los diferentes tipos de medicina complementaria, entre los que se encuentran; naturopatía, herbalismo occidental y chino, medicina antroposófica.

Antes de realizar cualquiera de estas prácticas, es necesario consultar con un médico, ya que así se podrá evitar algún riesgo o complicación. Es importante que en caso de tomar medicamentos, estos no se dejen de ingerir sin autorización de un profesional de la salud.

Se debe recordar que este tipo de medicina, se aplica conjuntamente con la tradicional y significa un aporte y ayuda a ésta y al bienestar de las personas.

Temas: , ,

yoga
Te puede interesar:

Yoga en el embarazo ¿cuáles son los beneficios?