Alcohol en la lactancia: ¿Qué tanto afecta?

Alcohol en la lactancia

Como toda madre te preocupas del bienestar de tu hijo y no quieres que nada lo afecte. Mucho se ha dicho del consumo de alcohol en la lactancia, desde que es mejor evitarlo por completo hasta que estimula la producción de leche. En facemamá te aclararemos algunas dudas.

Experto: Blanca Ossa, enfermera matrona UC

¿El alcohol en la lactancia pone en riesgo al bebé?

Sí, puedes ponerlo en riesgo con el alcohol en la lactancia, sobre todo si no tomas ciertas precauciones. La cantidad de alcohol que entra en tu torrente sanguíneo es casi la misma que pasa a la leche materna. Lo que que para ti es una pequeña cantidad de alcohol, como una copa de vino, para tu hijo es una gran cantidad ya que su organismo es pequeño y su hígado inmaduro como para metabolizar esa cantidad de alcohol.

Estudios recientes demuestran que tanto la alimentación como el ciclo de sueño del bebé pueden verse afectados por el alcohol. Si la madre bebe una bebida alcohólica de 115 ml, que equivaldría a un vaso de vino, un coctel o una lata de cerveza, por un período de cuatro horas el bebé amamantará el 23% menos de leche. El bebé puede sentirse mareado y dormirse más rápido pero lo hará por menos tiempo.

El alcohol en la lactancia también puede tener un efecto a largo plazo en el desarrollo del bebé. Un estudio demostró un enlentecimiento en el desarrollo psicomotor de los bebés cuyas madres consumían una bebida alcohólica al día, los primeros 3 meses de vida del bebé.

¿Puedo tomarme un trago ocasional sin perjudicarlo?

Deberás esperar a amamantar a tu hijo como mínimo 2 a 2.5 horas por trago ingerido, así el alcohol será ya metabolizado. Los niveles de alcohol, tanto en tu sangre como en tu leche, serán más altos desde 30 a 60 minutos después de ingerir alcohol, pero la velocidad de eliminación del alcohol del cuerpo depende de cada individuo.

Es por eso que puedes programar tu consumo de alcohol en base a las sesiones de lactancia de tu hijo. Por ejemplo, te puedes tomar un trago inmediatamente después de haberle dado de mamar al bebé, o durante sus períodos de sueño más prolongados. También puedes darle la mamadera con la leche que te extraes, en vez del pecho si has consumido alcohol.

Debes tener cuidado con la deshidratación, por lo que te aconsejamos de beber un vaso de agua junto con la bebida alcohólica. Del mismo modo es recomendable comer antes y mientras te tomas tu copa, ya que esto te servirá para disminuir la cantidad de alcohol en la sangre y por ende en la leche.

¿Puedo tomar más de una copa?

Si lo haces será más fácil perjudicar a tu bebé. Mientras más bebas más tiempo le tomará a tu cuerpo eliminar el alcohol. Por ejemplo, una mujer de estatura media que pesa 60 kilos y que se toma tres tragos en una hora, se demorará siete horas y media para liberar el alcohol de la leche materna. Una mujer que pesa 88 kilos de estatura promedio, le tomará seis horas. Sin embargo, si en vez de tres tragos te tomas cuatro en una hora y pesas 70 kilos, tu cuerpo se demorará nueve horas en eliminar el alcohol de la leche. En cambio si pesas 88 kilos, tu organismo necesita ocho horas.

Si tu bebé duerme corrido toda la noche, tomar una bebida alcohólica después de que tu hijo se queda dormido es una posibilidad. Pero no es prudente, pones en riesgo a tu hijo, independientemente de si lo amamantas o no. Por ejemplo: si te embriagas pones en riesgo tú seguridad y la de tu hijo, por lo que es mejor que te limites en los tragos.

Es peligroso dormir con tu hijo en la misma cama si estás bajo los efectos del alcohol u otras drogas. Si consumes estupefacientes, puede que pierdas en cierto grado la consciencia y ni siquiera te des cuenta de su presencia o no sientas su llanto. Por lo que si bebes, mantén a tu hijo fuera de tu cama.

¿La cerveza aumenta mi producción de leche?

No, esta idea es solo un mito sin comprobación científica. Es más, el alcohol en la lactancia perjudica las hormonas que son responsables de la producción de leche. La prolactina, que es responsable de la producción de leche, puede aumentar si consumes alcohol, pero la oxitocina, que es la encargada de que salga la leche de los pechos, disminuye. De esta manera quizás vas a aumentar un poco la producción, pero va a costar más que la leche salga. Los investigadores creen que esta sea la causa del por qué los bebés de madres que beben, se les hace más difícil mamar.

Si te preocupa el hecho de que tienes poca leche asegúrate de hablar con tu médico o el pediatra del bebé y discute sobre tu período de lactancia.

Temas: , ,

Te puede interesar:

Mamadera ¿cómo escoger la mejor y cómo mantenerla desinfectada?