Estimulación de la motricidad gruesa del bebé

motricidad

Aquí te planteamos varias actividades diferentes para que tu hijo desarrolle correctamente su motricidad gruesa.

Actividad de los miembros (0 – 3meses)

  • Vista al bebé cómodamente. No lo envuelva mucho para facilitarle libertad de movimiento de su cuerpo.
  • Acaricie las piernas, brazos, pies y manos del bebé con el fin de provocar actividad en sus miembros.
  • Deje que el niño se lleve la mano a la boca y la chupe.
  • Cambie la posición del bebé en la cuna y mueva ocasional y suavemente ésta.
  • Hágale ejercicios mientras lo muda, con estos movimientos se logra una relajación muscular. El cuerpo del niño está contraído, los brazos y piernas encogidas. El objetivo por lo tanto es lograr que el tronco y extremidades adquieran flexibilidad. Hágalo rodar sobre sí mismo.
  • Estando el niño boca arriba en una mesa o suelo, sosténgalo de ambas piernas por debajo de la articulación de las rodillas y hágaselas oscilar ligeramente, sin forzar los movimientos. No debe notar resistencia. Alternando palmaditas y oscilaciones, lleve una rodilla hacia el pecho y después la otra.
  • Con una mano en las pantorrillas y la otra en las rodillas del bebé induzca lenta y suavemente la extensión de las piernas hasta la horizontal. Vigile la posición de la pelvis. Toda la zona lumbar debe apoyarse en la superficie donde el niño esté acostado.
  • Estando el niño boca arriba en el suelo o mesa tome usted, con sus brazos cruzados, entre sus manos los brazos del bebé; después suavemente lleve las manos del niño hacia los hombros opuestos. El debe sentir el contacto de su propio cuerpo, y debe acariciar los hombros, pecho y cara. Preste atención al modo de sujetarle los brazos y a la suavidad del movimiento.
  • Haga un rollo con una toalla del grueso de una botella, mas o menos. Coloque al niño boca abajo con el rollo a la altura del pecho y los brazos por encima del rollo. Tómelo de las caderas y empujelo suavemente hacia delante y hacia atrás. No olvide sostener ligeramente la pelvis.
  • Estando boca arriba el niño, tome el mango de un cepillo de dientes de cerdas suaves. Levante pierna por pierna, sosteniendola con una mano suya por debajo de la rodilla. Pase las cerdas a lo largo de la cara externa de la pierna, por detrás del tobillo (provocando el acto reflejo de enderezamiento y rotación del pie hacia fuera). Pase después las cerdas por la cara interna del pie (obteniendo un movimiento de rotación hacia adentro). Luego pase el cepillo por la planta del pie (el niño lo bajará crispando los dedos) y después, por el empeine (el niño levantara el pie y el dedo gordo).

Levantar y sostener la cabeza ( 1 -4meses)

  • Coloque al niño boca abajo y apoyado en los antebrazos. Ubique un objeto frente a sus ojos (por ejemplo prendido de un cordel), cuando el niño mire el objeto, desplácelo lentamente hacia arriba para que el niño levante la cabeza. Vuelva a bajarlo lentamente. Repita el ejercicio varias veces, aumentando la amplitud del movimiento. Cuando el niño tenga la cabeza levantada, mueva lentamente el objeto de derecha a izquierda y viceversa, aumentando poco a poco la amplitud del movimiento.
  • Coloque al niño sobre una almohadilla en forma de cuna, de la talla del bebé, con los brazos por encima. El niño se apoya con las manos o antebrazos. Acaríciele la espalda para que enderece la cabeza y el tronco. Evite que el niño arquee la región lumbar.
  • Coloque al niño boca arriba, recostado en una almohada alta. Tómelo de los antebrazos hasta sentarlo; después déjelo apoyado de nuevo en la almohada. Repita varias veces el ejercicio: el bebé tratará de hacer el mismo movimiento levantando la cabeza. Baje poco a poco el apoyo. Cuando tome el brazo del niño, hágalo siempre por la mitad de los huesos largos, sin tirar nunca de las articulaciones.
  • Estando el niño boca abajo, mueva un sonajero un poco arriba de la cabeza del bebé, de tal manera que cuando él la levante encuentre el objeto que produjo el sonido. Entréguele el sonajero para que lo retenga y quizás reaccione.

Voltearse estando acostado ( 3 – 8 meses)

  • Estando el niño boca arriba, con los dedos índice y pulgar de la mano derecha bajo la rodilla izquierda doblada del niño, y con los demás dedos sujetándole la pierna derecha extendida, inicie el volteo hacia la derecha mientras con la mano izquierda le extiende el brazo derecho hacia arriba. Termine el volteo hasta colocarle boca abajo, procurando que el bebé colabore mediante golpecitos en las nalgas o llamando su atención con un juguete. Exprésele su alegría a cada esfuerzo que realice. Repite el volteo en sentido contrario.
  • Estando el niño boca abajo, empuje hacia abajo el hombro derecho del bebé, replegándole con los dedos el brazo por debajo del pecho sosteniéndole la cabeza al principio, para que no se lastime; el volteo se realizará casi por sí solo.
  • Acueste al niño de lado. Agite un sonajero a su espalda o háblele para que el niño, tratando de buscar lo que produce el sonido, se de vuelta hasta encontrarla a usted o al sonajero: Prémielo cuando lo haga. Realice esta actividad haciendo que el niño primero se voltee de los lados hasta la línea media y después hasta el otro lado.

bebé
Te puede interesar:

La estimulación del tacto y el olfato