Razones por las que un niño puede toser sin fiebre

toser sin fiebre

Incluso una tos leve no aparece sin ninguna razón, esto indica una congestión en el tracto respiratorio o la producción de esputo.

Si un niño tose sin signos de resfriado y sin razón aparente, esta es la «campana» del cuerpo de que no todo está en orden, por lo que no debe posponer la visita al pediatra en el cuadro largo e identificar inmediatamente la causa de la enfermedad. 5 razones por las que un niño puede toser sin fiebre: dice el médico

Razones para toser

Dado el desarrollo fisiológico, los niños pequeños a veces tienen una tos rara, principalmente por la mañana, inmediatamente después de despertarse.

En el sistema respiratorio, independientemente de la edad, se forma constantemente una pequeña cantidad de moco.

Si hablamos de niños, entonces en este caso: la mucosidad es más espesa que en los adultos y tiene una consistencia más viscosa, por lo que es un poco difícil limpiar las vías respiratorias para un bebé.

Esto es intermitente y causa tos rara en los niños. Pero si la tos es de naturaleza paroxística, tiene recurrencia frecuente y se acompaña de otros síntomas, es muy probable que sea un signo de una enfermedad manifiesta.

La norma fisiológica puede considerarse una tos, que se manifiesta hasta 10 veces al día.

Causas de la tos persistente de los niños.

Si la enfermedad se manifiesta en los recién nacidos, esto puede indicar un nivel insuficiente de formación del reflejo de deglución.

A medida que el niño se desarrolla, la tos desaparecerá por sí sola. Sin embargo, si esto comienza a tomar la forma de una tos crónica, debe consultar a un pediatra.

En niños a partir de los 2 años, las principales causas de tos constante sin razón aparente pueden deberse a los siguientes factores:

  • Estrés o sobrecarga nerviosa prolongada;
  • Características fisiológicas del desarrollo del cuerpo del niño;
  • Los efectos de las infecciones virales respiratorias agudas y las infecciones respiratorias agudas (por ejemplo, rinitis aguda o crónica);
  • Reacciones alérgicas a alimentos u otros irritantes;
  • Dentición

Fisiológicamente, la saliva puede drenar a lo largo de la pared posterior de la nasofaringe y acumularse en las vías respiratorias, convirtiéndose en moco. El propio cuerpo trata de eliminar su exceso a través de la tos. Entonces, durante la dentición, el proceso de salivación aumenta, por lo tanto, el niño puede toser con más frecuencia de lo habitual.

También es importante el momento en que el niño comienza a toser. Si esto ocurre por la mañana, puede ser rinitis crónica o adenoides, si el niño tose por la noche, la causa puede ser una alergia a irritantes externos o incluso comenzar una bronquitis no infecciosa. En este caso, se recomienda consultar a un pediatra.


bailoterapia para niños
Te puede interesar:

¿Qué actividades hacer con los niños en primavera y verano?