Cómo tratar el impétigo (Incluye vídeo)

Quemaduras en el hogar

Impétigo es una infección cutánea contagiosa, muy frecuente en niños. Suele presentarse con ampollas o úlceras en la cara, el cuello, las manos y la zona del pañal.

Podrás darte cuenta que tu bebé tiene impétigo al verle una erupción de pequeñas ampollas frágiles, que forman costras de color miel en la cara.

Las bacterias de estafilococos y estreptococos son los que causan el impétigo; es de contagio directo cuando un niño toca a una persona o a un objeto infectado. Puede aparecer en la piel sana, pero generalmente afecta  un rasguño, una raspadura, una picadura u otra lesión.

Comienza en forma de ampollas frágiles que supuran, y gradualmente se transforman en una escara marrón-amarillenta. Si bien es muy desagradable, no es un sarpullido peligroso y su tratamiento es efectivo con medicación.

¿Qué debo hacer?

  • Es fundamental que inculques buenos hábitos de higiene en tus niños, puesto que pueden ayudar a prevenir el impétigo, el que se suele desarrollar cuando una úlcera o erupción se rasca repetidamente.
  • Procura que tu hijo mantenga sus manos lejos del sarpullido. Si se rasca, puede extenderlo a otras partes del cuerpo, además contaminando con las bacterias cualquier cosa que toque. Vigila que se lave las manos y la cara con agua y jabón a menudo. Mantén sus toallas separadas de las de otros miembros de la familia.
  • Para tratar el sarpullido, saca las costras lavándolas con agua y jabón, seca la zona delicada y aplica la crema antibiótica prescrita por el doctor.

Atención médica

El tratamiento de impétigo simple que solo afecta a áreas de piel reducidas, se puede aplicar con pomada antibiótica. Si la infección se extiende a otros lugares del cuerpo o la pomada no sirve, el médico recetará antibióticos de vía oral.

El procedimiento con antibiótico debe desaparecer el impétigo en pocos días. Asegúrate de que tu pequeño siga al pie de la letra las instrucciones del médico respecto a la medicación. Si no fuera así, podría desarrollar una infección cutánea severa.

Mientras se cura esta infección, debes lavar con cuidado diariamente las áreas de piel infectadas con una gasa limpia y jabón antiséptico. Como mencionamos anteriormente, moja en agua tibia jabonosa las áreas de piel costrosa para eliminar las costras, pero no es necesario que las quites por completo.

El médico recomendará que se cubran las áreas afectadas con gasa u otro tipo de vendaje, para que no se extienda a otras partes del cuerpo. También tienes que mantener las uñas de tu hijo limpias y cortas.

Temas: , ,

niño
Te puede interesar:

Cómo tratar con conductas violentas en los pre adolescentes