Hemofilia infantil

La hemofilia infantil es un trastorno que se hereda y afecta directamente al sangrado o coagulación.
hemofilia infantil

Cuando se habla de hemofilia infantil, se dice que el niño tiene bajos niveles o una completa ausencia de proteínas específicas, llamadas factores en su sangre necesarias para la coagulación y por ello no tienen la capacidad de dejar de sangrar.

Puede clasificarse según su grado de severidad y puede ser leve, moderada o severa.

Existen diferentes tipos:

  • Hemofilia A: Esta hemofilia infantil se presenta debido a la ausencia del factor de coagulación VIII (glucoproteína contenida en el plasma sanguíneo), es conocida también como hemofilia clásica o deficiencia del factor VIII y cada 9 de 10 pequeños que presentan hemofilia infantil padecen este tipo.
  • Hemofilia B: Esta también es conocida como enfermedad de navidad o deficiencia del factor IX. En esta hemofilia infantil se evidencia la falta o ausencia completa del factor IX.
  • Hemofilia C: Este término es utilizado por algunos especialistas para referirse a la ausencia del factor XI.

La causa principal de la hemofilia infantil, es la herencia, es decir esta puede ser heredada por los padres a través de los genes.

¿Cómo se diagnostica la hemofilia infantil y cuáles son los síntomas?

La hemofilia infantil es diagnosticada a través de un examen físico completo, diferentes estudios de sangre que incluyen niveles de factores de coagulación, un hemograma completo, evaluación de tiempos de sangrados y exámenes de ADN. Además también se puede determinar por el historial médico del paciente y por los antecedentes familiares que presente.

Los síntomas que se evidencian en la hemofilia infantil son los siguientes:

  • Moretones
  • Sangrado con facilidad
  • Sangrado hacia los músculos
  • Sangrado hacia una articulación
  • Sangrado hacia el cerebro, ya sea por una herida o de manera espontánea
  • Entre otros sangrados

¿Cuál es el tratamiento para la hemofilia infantil?

El médico determinará el tratamiento para la hemofilia infantil dependiendo del caso específico de cada niño, de la edad de este, su salud global e historial médico, entre otros.

Además el tratamiento debe indicarse según el tipo y la severidad de la hemofilia infantil y este puede incluir:

  • Las vacunas deben colocarse bajo la piel y no en el muslo para evitar un sangrado posterior en esa zona.
  • Realizar cirugía para las hemorragias de las articulaciones.
  • Indicar terapia para reparar las articulaciones afectadas.
  • Tomar precauciones antes de realizar un trabajo dental o cirugía de otro tipo, esto suele hacerse con infusiones de reemplazo del factor faltante.
  • Entre otros.

Temas: , ,

bebé
Te puede interesar:

Todo sobre las vacunas