El reposo durante el embarazo

reposo en el embarazo

En principio la idea de guardar reposo en cama puede sonarte bastante agradable, pensando en que podrás darte gustos para los que normalmente no tienes tiempo, como leer o ver películas todo el día si quieres. Sin embargo, al poco tiempo es probable que te des cuenta de que no es tan simple y grato. Para hablar sobre ello, el ginecólogo de VidaIntegra en Chile; Dr. Juan Restovic estuvo con Facemamá.

Descansar en cama implica bastantes más cosas que sólo dejar de lado tu rutina habitual. Para sobrellevar el reposo en cama deberás encontrar la manera de mantener la conexión con tu familia, casa y trabajo.

Si es que te ves enfrentada a un embarazo que requiera de un reposo largo en cama, es recomendable que te prepares emocionalmente. Probablemente pasarás por los cambios de ánimo típicos ante las noticias inesperadas y desagradables, es decir negación inicial, depresión, ansiedad y finalmente la ilusión de estar cerca del nacimiento de tu bebé.

Recuerda siempre que son las circunstancias las que te han llevado a estar en cama. No es tu culpa. Lo mejor es que te concentres en tu objetivo final para aligerar la carga de preocupaciones, frustraciones y aburrimiento. Recuérdalo, la meta es que tengas un bebé saludable y nacido a tiempo.

El doctor Juan Restovic, ginecólogo de VidaIntegra, explica que “el reposo en cama es recomendado a embarazadas que presentan diversas patologías, como placenta previa, sangramiento, hipertensión, síntomas de parto prematuro, síntomas de aborto o rotura prematura de membranas. También se aconseja en el caso de embarazos gemelares o múltiples, ya que de por sí son considerados de alto riesgo”.

¿Cómo prepararme para el reposo en cama?

  • Es fundamental que planifiques tus días. Para esto necesitas informarte exactamente cuáles son las actividades que puedes realizar y cuáles no. Si es que puedes permanecer sentada en la cama te podría ser posible trabajar mediante un computador, por ejemplo. En caso de que tengas niños pequeños, lo más probable es que vas a tener que buscar a alguien que pueda estar pendiente de ellos.
  • Piensa en función de lo que vas a necesitar y quiénes son los que podrían ayudarte. Posiblemente algún amigo o amiga pueda darte una mano por la mañana, quizás un familiar pueda ir a darse una vuelta durante la tarde. En el caso de que te hayan dado reposo absoluto, lo mejor es que te consigas un refrigerador portátil y que tu pareja o una amiga te deje ahí las comidas necesarias para el día. Es importante que tengas una lista de números de teléfono de tus familiares y amigos cercanos que tengan disponibilidad de ayudarte.
  • Ten siempre a mano un teléfono. Lleva el televisor a tu habitación, mejor aún si tienes un reproductor de películas para entretenerte y también documentales que te puedan aportar conocimientos para la crianza de tu hijo.
  • Ten cerca libros y revistas de tu agrado. También lápiz y papel para tomar notas, seguramente se te ocurrirán cosas que querrás conservar.

¿Qué puedo hacer para sentirme bien durante mi reposo?

  • Como siempre, empieza consultando a tu médico si es aconsejable para tu situación particular que hagas algunos ejercicios recostada. Los estiramientos musculares (elongaciones) de brazos y piernas serán buenos para tus músculos y probablemente también mejoren tu ánimo.
  • El reposo riguroso aumenta la posibilidad de estreñimiento. Los ejercicios simples en la cama te pueden ayudar a contrarrestarlo, también beber bastante agua y agregar una buena cantidad de fibra a tu dieta.
  • No hay problema en que duermas siesta, pero ten cuidado de no exagerar. Trata de hacerte un horario de rutina que sea temprano en la tarde para que no interfiera con tu sueño nocturno.

 

Temas: , ,

Relacionados

Causas de infertilidad
Te puede interesar:

Síndrome de Rapunzel o embarazo psicológico