¿Cómo fortalecer el sistema inmunológico en el embarazo?

sistema inmunológico en el embarazo

Tu sistema inmunológico es asombroso. Protege tu cuerpo de los millones de microbios, bacterias, virus, parásitos y más que quieren invadirte todos los días. Mantener fuerte tu sistema inmunológico en el embarazo es importante, especialmente ahora que llevas una vida dentro de ti. ¡Las siguientes son algunas formas de fortalecer tu inmunidad y mantenerla en la mejor forma para protegerte a ti y tu bebito!

Fortalecer el sistema inmunológico en el embarazo

1. Hierro:

El hierro es un mineral clave que ayuda a mantener tu sistema inmunológico en el embarazo. El hierro aumenta tus niveles de energía y aumenta tu resistencia al estrés, las infecciones y las enfermedades. Sin embargo, ¿sabías que aproximadamente el 50% de todas las mujeres embarazadas experimentan anemia por deficiencia de hierro, especialmente durante el tercer trimestre?

Las cantidades dietéticas recomendadas (RDA) de hierro para mujeres embarazadas entre las edades de 14 y 50 es de 27 mg diarios; para mujeres lactantes entre las edades de 14 y 18 años, es de 9 mg diarios; y las mujeres lactantes entre las edades de 19 y 50 años deben consumir 10 mg de hierro diariamente.

Puedes obtener estas cantidades de una vitamina prenatal de calidad. Las buenas fuentes dietéticas de hierro incluyen vegetales de hoja verde oscuro (espinacas, col rizada); granos enteros; cereales fortificados, pastas y panes; y aves de corral magras, carnes rojas y carne de cerdo.

2. Maximiza tu consumo de vitamina D

La vitamina D se conoce como la vitamina del «sol» porque el cuerpo la crea naturalmente cuando la piel está expuesta a los rayos UV del sol. La vitamina D apoya el sistema inmunitario del cuerpo al ayudar a regular las células enfocadas en combatir las infecciones.

Se estima que entre el 5 y el 29% de las mujeres embarazadas tienen niveles inadecuados de vitamina D. Durante el tercer trimestre, el aumento de las demandas de calcio del cuerpo hace que sea aún más necesario mantener los niveles de vitamina D.

Dado que no siempre es posible obtener tu dosis diaria de vitamina D del sol, puedes obtenerla mediante una combinación de dieta y suplementos.

Las fuentes alimenticias de vitamina D incluyen pescado capturado en la naturaleza (salmón, caballa), yemas de huevo, hongos shiitake y alimentos fortificados (productos lácteos, cereales y panes). La dosis diaria recomendada de vitamina D para mujeres embarazadas y lactantes entre 14 y 50 años es de 600 UI (15 mcg).

El Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) informa: «Cuando se identifica la deficiencia de vitamina D durante el embarazo, la mayoría de los expertos acuerdan que entre 1,000 y 2,000 unidades internacionales por día de vitamina D son seguras. No se han estudiado regímenes de dosis más altas para el tratamiento de la deficiencia de vitamina D durante el embarazo».

Temas: , ,

Te puede interesar:

Indigestión y embarazo