Pausa activa durante el embarazo ¿es posible?

mantenerse activa durante el embarazo

La posibilidad de realizar ejercicios durante el embarazo junto con desarrollar actividades de vida saludable, no sólo son aconsejable, sino que es absolutamente necesario. Eduardo Jiménez Farías, Kinesiólogo Consultora ANC Global Ltda nos ha proporcionado información de interés.

Atrás ha quedado la creencia popular que el embarazo es una “enfermedad” si no existe alguna complicación médica que así lo prescriba. Hoy en día, la preparación física durante el embarazo es primordial:

  • Para beneficiar hábitos posturales
  • Disminuir las dolencias propias del embarazo
  • Mejorar el suministro de oxígeno en madre y feto
  • Permitir una mayor flexibilidad a las articulaciones involucradas en el parto
  • Contribuir al mejor desarrollo de la madre en sus actividades de la vida diaria.

Para la realización de los ejercicios es necesario el visto bueno del médico tratante, pues él, es quien conoce el historial de la madre y por lo tanto si existiera una condición especial que imposibilite la práctica de ejercicios. El especialista será el encargado de diagnosticar, tratar y decidir si se puede hacer alguna rutina diaria según la condición de la gestante.

Pausas activas en el trabajo

En los últimos años, la practica de vida saludable en el trabajo ya se ha transformado en un hecho, y es así como muchas empresas ya disponen dentro de su itinerario la actividad física como item fundamental tanto para mejorar el clima laboral.

Es en este marco, se ha hecho una costumbre excluir a las embarazadas de estas actividades, quizás en buena parte porque no se ha considerado un trabajo especial para este segmento de trabajadoras, y por otro lado por desconocimiento.

La realización de ejercicios respiratorios o posturales, respetando ciertos límites e indicaciones son completamente posibles y necesarios de desarrollar, de esta manera se aprovechan de manera integral estos beneficios que hoy en día están en auge en muchas empresas.

Consideraciones a tener en cuenta

  • No debe existir ninguna contraindicación para realizar el ejercicio
  • La frecuencia debiera ser tres veces por semana
  • Una duración entre 15 – 30 minutos
  • El límite para cualquier ejercicio realizado debe ser presencia de dolor o molestias
  • Los ejercicios deben ser siempre lentos y suaves
  • Se deben ingerir líquidos antes, durante y después del ejercicio
  • Siempre se debe controlar la temperatura
  • Debe ser supervisado por un profesional kinesiólogo
Temas: , ,

Relacionados

El estrés del padre durante el embarazo de la mujer
Te puede interesar:

El estrés del padre afecta el desarrollo del feto