Madres primerizas adolescentes

Madres primerizas adolescentes

Hola mamita adolescente, sabemos perfectamente por qué has recurrido a este artículo, y no te preocupes porque facemamá está aquí para ayudarte en todo lo que sea necesario. Estas embarazada y eres aún muy joven, tranquila, Dios ha mandado una bendición a tu vida la cual vas a cuidar a la perfección con nuestra ayuda, continua leyendo para saber más sobre madres primerizas adolescentes y deja la angustia a un lado.

Mamita, queremos que sepas que partir de ahora tu vida va a cambiar en muchos sentido, sabemos que sientes miedo pero es completamente normal, haz decido entrar a la etapa adulta antes de tiempo y por ende debes saber cuáles van a hacer tus responsabilidades de ahora en adelante para poder darle una buena formación a tu bebé.

Los síntomas de madres primerizas adolescentes son los siguientes:

 

  • falta del período menstrual
  • agotamiento
  • aumento del tamaño de los senos
  • distensión abdominal
  • náuseas y vómitos
  • mareos y desmayos

 

A partir de esta etapa tu peso y contextura física va a variar significativamente, por lo que te recomendamos que tengas una buena alimentación, recuerda que ya no eres una niña ahora vas a ser mamá y debes de cuidarte para cuidar a tu futuro hijo, es importante que sepas que debes dejar a un lado el uso de alcohol, fumar, drogas (en caso de consumas algunos de ellos), ejercítate apropiadamente y duerme la cantidad de horas adecuada para tu completo descanso y el del bebé.

Es importante que busques consejos de personas mayores que tu a partir que la opinión de un médico es primordial, no pienses nunca en dejar la escuela a un lado por el siemple hecho de llevar un bebé en tu vientre, al contrario, demuestrate a ti misma y a tu hijo que tu puedes superar este reto.

Te recomendamos que tengas en cuenta que puedes llegar a tener cualquier tipo de complicación o riesgo tanto para el bebé como para ti, por lo que cuidarte siempre debe ser primordial.

Temas: , , , , ,

relajarse en el embarazo
Te puede interesar:

Relajarse en el embarazo: ¿cómo y por qué?