Los cereales en la alimentación durante el embarazo

Los cereales en la alimentación durante el embarazo

Los cereales, son ricos en nutrientes como el hierro, el selenio y el magnesio; así como abundantes en fibra. Este tipo de alimentos, son los encargados de brindarle la energía que el bebé necesita; así como también contribuyen a la formación de la placenta.

Alimentos que aportan a la salud el hierro, el selenio y el magnesio:

  • El trigo integral.
  • El centeno.
  • La avena.
  • El arroz y el maíz.

Estos también son fuente excelente de las vitaminas del grupo B, que incluye la B1, B2, el ácido fólico y la niacina. Estos alimentos le dan al bebé, energía para crecer y desarrollar favorablemente su cerebro y partes de su cuerpo, además de contribuir en la formación de la placenta.

La función de la fibra durante el embarazo

  • La mayor parte de los cereales también poseen harta fibra.
  • La cantidad de ésta que se recomienda consumir durante el embarazo son 28 gramos al día, lo que permite prevenir el estreñimiento y, por consiguiente, las hemorroides.
  • Lo central es buscar la palabra “integral” o “entero” al comprar cereales, como por ejemplo: pan de trigo integral, o arroz integral, ya que éstos son los que contienen la mayor cantidad de fibra, vitaminas y nutrientes.
  • Los productos “refinados” o “enriquecidos” no son tan beneficiosos, ni para la madre ni para el bebé.

Es necesario tener en consideración, lo siguiente, al momento de comprar productos integrales:

  • Muchos productos ahora traen una etiqueta en el paquete que dice “contiene tal cantidad de gramos de cereales integrales”. Hay otros que traen un sello.
  • Para que sea denominado “integral”, el producto debe tener, por lo menos, 8 gramos de cereales integrales.
  • Para que se considere “100% integral”, el producto debe contener como mínimo 16 gramos de cereales integrales por porción (16 gramos de cereales integrales equivalen a una porción).
  • Si el producto no trae ninguna especificación en el paquete, se le verifica en la etiqueta de contenido nutricional.
  • El objetivo es consumir 48 gramos de cereales enteros (tres porciones) al día.

Para incorporar los cereales en la dieta puedes:

  • Probar diferentes tipos de cereales como desayuno; los cereales para cocinar (de arroz, avena o trigo, por ejemplo) brindan desayunos sabrosos y nutritivos.
  • Comer antojitos o productos con fibra, en vez de alimentarse con papitas o otras cosas fritas.
  • Probar cabritas que estén preparadas sin grasa o también, resulta buena opción, probar galletas de granos enteros.
  • Darle, por cierto, una oportunidad a las pastas integrales. Los fideos japoneses, están hechos con trigo sarraceno.
  • Agregar granitos de cebada o quinoa cocinada, tanto a las sopas como a las ensaladas.
  • Preparar una ensalada con sobrantes de cereales cocinados, agregándoles verduras picaditas y aderezo.
  • Al preparar pasteles, tortas, empanadas o pan, sustituir la harina común por harina integral, o mezclar las dos.
  • También se puede experimentar con avena, y harina de maíz o centeno.
Temas: , ,

Relacionados

Te puede interesar:

Programas de ayuda para embarazadas adolescentes en Chile