Estrías en el embarazo

estrías

La presión creciente del feto en tu cuerpo y el desgaste de las capas de piel, podrían generar en algunas mujeres roturas de sus fibras de la dermis, dejando como consecuencias estas cicatrices.

Experto: Tatiana Riveros, dermatóloga de Clínica Alemana

Junto con las preocupaciones médicas por mantener tu salud impecable durante estos nueve meses, te abordaran diversas inquietudes para mantener en lo posible la estética de tu cuerpo. Entre estas se encuentran las poco amistosas Estrías.

No duelen, pero sin duda generan mucho disgusto. Según explica la dra. Tatiana Riveros, dermatóloga de Clínica Alemana, las estrías son cicatrices provocadas por la rotura de las fibras que unen la dermis con las zonas profundas de la piel. Estas fibras, compuestas por colágeno, que permite la flexibilidad, y elastina, se rompen producto de la distensión exagerada de la piel. Una señal para identificar su aparición es la sensación de ardor ligero o pulsación en partes específicas del cuerpo.

Luego del parto, en el periodo de lactancia también existe riesgo de que aparezcan, ya que el volumen del pecho aumenta y disminuye en repetidas ocasiones cada día, por lo menos cada 3 a 4 horas.

Las marcas de las estrías aparecerán primero como líneas rojas muy finas, luego se transforman en gruesas líneas tendiendo al color morado. Las zonas comúnmente afectadas son el abdomen, parte interna de los muslos y brazos, caderas, y senos. Aunque aparezcan de manera dramática y llamativa, las estrías desteñirán con el tiempo llegando a ser plateadas o blancas.

¿Por qué algunas mujeres tienen estrías y otras no?

Para muchas mujeres la aparición de estás cicatrices es un misterio. No obstante, la comunidad médica ha podido disipar algunas dudas, por lo que en la actualidad se aseguran que factores como los cambios hormonales, la calidad muscular y la herencia genética, influirán significativamente en su aparición

Respecto a la genética, será prudente evaluar si es que los padres de la embarazada han tenido estos trastornos de la piel para predecir si existirá una predisposición de la piel a formal estrías. Sin embargo, aunque ellos las tuvieran, no asegura que la futura madre las vaya a presentar.

Todo lo anterior sumado a los bruscos cambios de peso que se producen en el embarazo, podrían explicar en cierta forma por qué existen familias y mujeres que forman estrías y otras que no.

¿Cómo prevenir las estrías?

Si bien la herencia determinará en gran medida la aparición de estás cicatrices, existen alternativas para evitarlas y que debes aprender a incorporar en tu rutina diaria:

  • Tal como explica la Dra. Riveros “la mejor forma de prevenirlas es el ejercicio, las personas con una buena capa muscular tienen menos estrías porque esta va absorbiendo los cambios de contorno y no las fibras de sostén de la piel”. Para esto te recomendamos clases de Pilates o cualquier actividad de bajo impacto.
  • Se pueden utilizar, durante y después del embarazo, cremas humectantes que estimulen la producción de colágeno e incrementar la elasticidad de la piel. Algunas de esas cremas están hechas en base a Vitamina C, Vitamina E, Cobre y Centella Asiática, esta última además permite cicatrizar y reactiva la circulación sanguínea. También puedes ocupar aceites naturales de palta, oliva ricino u almendra.
  • Para complementar esté paso es importante consumir mucha agua durante todo el embarazo. Esto permitirá no solo hidratar tu piel sino también todo tu cuerpo.
  • Si bien, el embarazo te exigirá aumentar kilos mes a mes, debes procurar una dieta equilibrada y seguir aquellas pautas alimenticias saludables, para así evitar el aumento excesivo de peso. Consumir alimentos ricos en:
  1. Vitamina A: nueces, semillas y aceites vegetales
  2. Vitamina C: naranja, pomelo, limón y fresas
  3. Vitamina E: hígado, salmón, zanahoria y calabazas


Te puede interesar:

Problemas a la piel en un bebé de cinco meses