Cómo elegir el color adecuado para la habitación del bebé

elegir el color adecuado para la habitación del bebé

Actualmente existen muchos diseños y alternativas para decorar la habitación de los niños, la pintura es solo uno de los recursos decorativos de la pieza, pero esta puede ser complementada con papel pintado, murales, vinilos, frisos de madera y algunas otras opciones.

Algunos papás se emocionan tanto desde el resultado positivo de embarazo, que comienzan a pensar en la decoración para la habitación del bebé, sin embargo, muchas veces no sabemos por donde iniciar el proceso. Por eso, recopilamos cierta información que te servirá de guía en este momento.

¿Qué consideraciones tomar en cuenta?

  • Los papás tienen que fijarse a modo de objetivo, que el ambiente de la pieza sea cálido y resulte agradable para el niño.
  • También, ser conscientes que éste es el refugio del pequeño, por eso, es importante que sea un lugar que permita su relajación.
  • Como es indudable que este espacio debe servir para que el niño duerma, los tonos de la pintura, preferiblemente deben ser suaves y claros.
  • No son buenos los tonos oscuros, porque al tener más carácter y fuerza, en cuanto a lo decorativo, se vuelven menos aconsejables para estos lugares.
  • Los papás tendrían que buscar un color base sobre el cual trabajar y también, sobre el que girará toda la decoración.
  • Este color puede ser combinado con otros colores de la misma gama o bien, que sean opuestos en la escala cromática.
  • Lo importante, claro, es que se preocupen de buscar un equilibrio; puesto que la armonía transmite seguridad.

¿Qué combinaciones permiten la armonía en la habitación?

  • Los colores que tienen la característica de neutros, como lo son, blancos, cremas, o grises muy claros, los pueden usar, si el espacio es pequeño, porque lo irán agrandando visualmente.
  • Si pintan el techo de blanco o de algún tono más claro que las paredes, logran aumentar la sensación de altura.
  • También resultan una buena elección si es que los papás buscan un ambiente que sea más tranquilo. Pero también pueden animarlo, usando toques de color en los complementos.

Uso de colores más fuertes

Los colores que son fríos como: el azul, verde, malva y violeta en todas sus gamas también son muy relajantes. Así es como logran estimular la concentración y por lo demás, se caracterizan por ser colores “frescos”, los que resultan muy indicado, en el caso de un dormitorio caluroso.

El azul siempre ha sido un color que los papás eligen, de cuando el niño es bebé; ya que, entre otros beneficios, el tono celeste permite la creación de atmósferas ligeras y suaves.

Los malvas y los violetas son más femeninos, es por eso que los papás los eligen para ambientar los dormitorios de las niñas.

En el caso de dormitorios que sean poco luminosos, así como muy frías, es recomendable que los papás opten por colores cálidos como el amarillo o naranjas suaves. Además estos colores permiten originar ambientes muy acogedores, pues brindan una importante cantidad de mucha luz.

Temas: , ,

Trastorno del sueño infantil
Te puede interesar:

Colores para decorar piezas infantiles