¿Tienen pesadillas los bebés?

Pesadillas en los bebés

Las pesadillas en los pequeños se definen como ensoñaciones aterradoras, que por lo general hacen que tu hijo se despierte durante la noche. Esto ocurre en el periodo cuando el sueño del bebé es mucho más liviano. Los expertos señalan que las pesadillas sueñen comenzar entre los tres y los seis años. Desde los 10 años las pesadillas comienzan a reducirse de gran manera.

Los sueños de tu hijo

Los niños comienzan a soñar a partir de los 18 meses de vida. No obstante, hay expertos que señalan que los bebés podrían soñar antes, incluso cuando están en el vientre materno. A diferencia con los adultos, el patrón de sueño antes de nacer y los primeros meses es de REM. Para un adulto es normal tener entre 90 y 120 minutos sueños REM durante una noche, un niño tiene unas ocho horas al día.

¿Cómo ayudar a los niños con pesadillas?

El mecanismo del origen de las pesadillas no se sabe con exactitud. Sin embargo, la ciencia ha establecido algunos factores que pueden ayudar a que se produzca esto. Tener pesadillas también puede ser por herencia, estrés o por episodios traumáticos u otros problemas.

Por otra parte, se aconseja no relacionar el sueño con el castigo. Muchos padres mandan a la cama a los niños que se portan mal, y eso es una equivocación, pues les hace desarrollar sentimientos negativos al ir a dormir.

Otro error que cometen los padres es dejar la luz de la habitación prendida en la noche, pero esto es contraproducente, porque la luz activa la melatonina e impide que el bebé se quede dormido.

Una ayuda será establecer rutinas cada día antes de acostarlo, como bañarlo, alimentarlo y contarle un cuento o cantarle, ya que esto los relajará para que duerman bien.

Consejos:

  • Higiene del sueño del bebé: para que los pequeños se sientan mucho mejor es necesario estar tranquilo y relajado. No debe comer demasiado, sobre todo después de la cena y antes de dormir debe ir al baño.
  • Tranquilidad: si tu pequeño tiene una pesadilla, es necesario que le digas que solo fue un mal sueño y que en realidad eso no existe. De esa manera él se volverá a dormir.
  • Vencer el miedo: para que tu pequeño deje de lado el miedo puedes pedirle que dibuje o cuente el sueño, pero al final cambie la historia por la que él quiera. Además puedes ayudarlo con algunos cuentos.

avances sobre la dermatitis atópica
Te puede interesar:

Nuevos avances sobre la dermatitis atópica