El impacto del olor del bebé en el cerebro de la madre

Qué causa el olor del bebé en la madre

El olor del recién nacido es increíblemente fascinante, y podemos asegurar que cada vez que hueles a tu bebé sientes la sensación y la necesidad de cerrar los ojos, con el fin de poder interiorizar ese olor que nos llena de una especie de dopamina.

Muchos padres aseguran que los bebés son una creación de Dios perfectamente diseñada para enamorar a todas las personas que se encuentran a su alrededor. Pues es imposible no sentir grandes sensaciones estando cerca de estos pequeñitos tan indefensos. Pero ¿Qué tanto puede causar el olor de un bebé en la madre?

Un estudio publicado por la revista Frontiers in Psychology, afirmó que la naturaleza ha dispuesto ese olor cuidadosamente elaborado para que la madre y el bebé se vinculen de manera muy estrecha. ¿Cómo lo logra? Generando en el cerebro de la madre un estado de placidez y felicidad que los ayudará a mantener un vínculo vital y necesario para los primeros meses de vida.

Las hormonas que la mujer y el recién nacido liberan durante la primera y la segunda fase del parto siguen presentes horas después del nacimiento. Y todas estas hormonas desempeñan un papel fundamental en la interacción madre e hijo en los minutos críticos después del parto.

Una gran respuesta fisiológica

Por naturaleza en nuestro organismo tenemos una respuesta fisiológica al aroma de nuestros hijos; algunos especialistas exponen hipótesis sobre la verdad que existe detrás de la fascinación por el aroma de un bebé:

  • Los recién nacidos no poseen glándulas sudoríparas activas. Por esa razón es que nunca huelen mal, ya que su mecanismo de transpiración después del nacimiento aún no se encuentra en funcionamiento.
  • Este aroma activa las endorfinas del cerebro de la madre, debido a que las endorfinas son opiáceos que todos los humanos tenemos, y que son segregados por la hipófisis de nuestro cerebro cada vez que vivimos experiencias placenteras. Así que cuando la madre siente el olor tan puro de sus hijos, la endorfina es liberada llenándola de placer.

Disfrutemos del aroma que desprenden nuestros hijos el mayor tiempo posible, pues una vez que las glándulas sudoríparas se activen, el olor cambia.

Temas: , ,

fuertes lazos afectivos entre la mamá y su hijo.
Te puede interesar:

¿Qué cambia luego de ser papá?