Aprende como preparar la leche de tu bebé

leche no pasteurizada

El agua tiene que estar helada y la mamá la debe dejar correr por unos instantes antes de usarla. De esta forma la mamá logrará disminuir la posibilidad de que tenga plomo u otro contaminante de tipo mineral.

En ocasiones la mamá no podrá amamantar a su hijo o en otras llegará el momento en donde deba dar paso a una leche preparada, porque el niño ya está más grande y debe dejar de obtener su alimento a través de la típica succión. Es por ello que la mamá debe tener bastante claridad respecto del tipo de agua a utilizar para este fin.

El agua y el flúor

Algunos expertos recomiendan que la mamá no use agua que posea niveles altos de flúor. El flúor o fluoruro es un mineral natural que se encuentra en distintas zonas de la corteza terrestre.

Su uso ayuda en los huesos y en los dientes de los niños (están en desarrollo), se encarga también de fortalecer el esmalte dental de los bebés. No obstante, su exceso producirá la llamada fluorosis dental ésta corresponde a una condición que aparece al tiempo que los dientes se están formando en las encías.

Ahora bien, no se le puede llamar enfermedad; no obstante, sí tiene la capacidad de producir un daño en los dientes de los pequeños.

Este daño consiste en la producción de líneas blancas o manchas de este color, en los dientes, en forma permanente.

El uso de agua potable

En la sociedad actual, no resulta necesario que la mamá vaya hasta un río para obtener el agua que desea (existen excepciones, por cierto). Por el contrario el agua se encuentra a disposición de las familias y de la mamá, en este caso, en la casa.

Ahora bien, si el agua de la casa es proporcionada por un sistema público, la mamá puede consultar en él, sobre las características de ésta.

Particularmente, si el agua viene ya fluorada o tiene una cantidad considerable de flúor natural. Si contiene 0.7 mg/L o más, es mejor que la mamá considere la posibilidad de usar otra fuente de agua baja en flúor.

El uso del agua envasada

No es el agua potable la única alternativa, pues existen personas a las que no les gusta su sabor. Por eso, resulta una buena opción, el uso del agua envasada, la que viene baja en flúor, además. Este tipo de agua, es etiquetada como purificada, desmineralizada o destilada.

Muchos lugares venden estos tipos de agua con niveles bajos en flúor.

Es muy probable, por otra parte, que la mamá halle agua etiquetada, cuyo uso sea específicamente para usarla con leche preparada.

Consejos para preparar el agua potable

Si finalmente, la mamá opta por el agua potable, entonces, debe poner atención a las siguientes sugerencias:

  • El agua tiene que estar helada y la mamá la debe dejar correr por unos instantes antes de usarla. De esta forma, la mamá logrará disminuir la posibilidad de que tenga plomo u otro contaminante de tipo mineral.
  • Puede ser que el pediatra le sugiera a la mamá que hierva el agua para preparar la leche. Si es así, entonces la mamá se tiene que asegurar que llegue al punto de ebullición.
  • Luego, tendrá que dejarla hervir por un minuto. Finalmente, la pondrá a enfriar, antes de hacer uso de ella.
  • En ningún caso, la mamá tiene que hervir el agua más de una vez o por mucho tiempo, ya que podría causar una mayor cantidad de impurezas.

niño
Te puede interesar:

La siesta de tus hijos, todo lo que necesitas saber