La sensible piel del bebé

bebé

La piel de tu hijo es hiper delicada, pero con estas precauciones evitarás irritaciones e infecciones. Recuerda mantener la piel limpia e hidratada, secarlo muy bien después de bañarlo y evitar pañales muy ajustados.

Algunas de las afecciones que podría sufrir la piel del pequeño son:

  • Eritema del pañal. Las causas de esta irritación van desde el efecto de la orina y las deposiciones en la piel hasta la flora bacteriana. Para tratarla, limpia el área únicamente con agua y algodón y seca bien con un pañuelo de papel sin suciedad. Posteriormente, aplica una pomada cicatrizante, evitando limpiadores alergénicos y toallitas húmedas. Si la irritación es grave, deja las nalgas descubiertas el mayor tiempo posible y acude al médico si las heridas supuran.
  • Acné del bebé. Se trata de puntitos blancos sobre un fondo colorado que aparecen cada cierto tiempo en el rostro y pecho del bebé, cumplido el primer mes de vida. Puede persistir por varias semanas y requiere de una higiene constante, pero sin tratamiento médico.
  • Costra láctea.En este caso se forman costras en el cráneo del pequeño. Colócale vaselina en el cuero cabelludo por la noche, o bien crema hidratante o glicerina líquida. Enjuaga al otro día y, con la ayuda de un peine para bebé, retira las costras (éstas se habrán ablandado con el procedimiento nocturno).
  • Eczema del lactante. Es evidente por las manchas rojas que dominan la piel, resecándola. El bebé querrá rascarse y es importante que consultes con el pediatra si lo padece. No es común en bebés menores a 3 meses y se manifiesta en la cara, detrás de las orejas y en los pliegues de las articulaciones.

Cuida su piel cuando lo mudes

Limpia bien su potito con algodón o un paño húmedo y luego de secar bien, colócale crema hidratante.

El niño requiere que lo cambies a menudo, unas 6 veces diarias, por lo general a la hora de cada comida y cuando lo veas incómodo. No esperes a que explote en llanto para cambiarlo, debes estar atenta o la piel se irritará. Cuando le pongas el pañal, no lo ajustes en exceso. Y si el ombligo de tu bebé no ha cicatrizado, dobla la parte superior del pañal por debajo de la zona umbilical.

Respecto al tipo de pañal, los desechables son los más prácticos. Pero si estos le causan alergia, utiliza pañales especiales de algodón hidrófilo, los que están disponibles en las farmacias.

 


formas de expresión del bebé
Te puede interesar:

¿Cómo crear un apego saludable?