El baño del bebé: la frecuencia debida

frecuencia del baño del bebé

Es tremendamente importante que las mamás estén al pendiente de la temperatura del agua, la que debe estar entre 32 y 38 grados, y lo mismo con la temperatura de la habitación, que debe ser cálida.


Las mamás primerizas suelen preguntarse a menudo, cada cuánto tiempo deben bañar a su hijo. Todas las mamás saben muy bien que mantener una higiene adecuada es muy importante para la salud del niño pero las mamás deben evitar, por supuesto, una baja intensidad, como también, un exceso.

Cuidados Previos

Respecto al baño del bebé, las mamás siempre deben considerar primero la presencia del cordón umbilical si éste aún se encuentra, no deben bañar al niño hasta que el cordón no se desprenda, es aconsejable que las mamás usen una esponja húmeda para mantener la higiene del bebé.

Distintas visiones sobre el baño

En relación a la frecuencia de baño que debe tener el bebé, las mamás deben estar pendientes de diferentes opiniones de especialistas.

Hay expertos que señalan que no es necesario el baño diario apuestan que con una o dos veces por semana sería suficiente siempre que se mantenga limpia y por supuesto sin gérmenes la zona genital, haciendo uso del cambio de pañales y de los cuidados higiénicos respectivos.

Y las razones que entregan las justifican que un niño de pocos meses apenas se ensucia y que un baño todos los días, podría dañar su piel.

Otros especialistas por su parte indican que el baño diario es la mejor opción, señala que éste representa un ritual saludable respecto de lo higiénico pero también forma parte fundamental del acercamiento familiar.

Cuando la mamá baña a su hijo, entre ellos se establece una profunda complicidad muy especial, este momento corresponde a esas vivencias inolvidables en el desarrollo del niño que fomentan el cariño y la sensación de protección.

Los cuidados del baño del bebé

Si el baño es un momento para disfrutar y que el niño lo recordará con los años, también es cierto que la mamá debe tener hartas precauciones para estos momentos.

Es tremendamente importante que las mamás estén al pendiente de la temperatura del agua, la que debe estar entre 32 y 38 grados, y lo mismo con la temperatura de la habitación que debe ser cálida.

Siempre resulta mejor que las mamás empiecen a bañar a sus hijos en una bañera que sea especial para bebés porque así estará evitando riesgos innecesarios.

Por el tiempo que dure el baño, la mamá deberá mantener sujeto al niño con una mano porque así no se resbalará.

Es importante que la mamá use jabones diseñados para bebés porque de esta manera no dañarán su Ph y evitarán irritaciones.

Si la mamá tomó la decisión de bañar todos los días a su hijo no necesita usar jabón, es decir un día la mamá bañará a su niño con jabón, mientras que al otro día, sólo utilizará agua.

Debe colocar bien cerca todos aquellos implementos que va a necesitar después del baño, como toallas, y la ropa, para que cuando saque al niño del agua no pase frío.

Además que le debe prestar mucha atención a las zonas más sensibles de limpiar, como lo son las zona genital, la zona de los oídos.


consumo del magnesio
Te puede interesar:

El rol del magnesio en la alimentación infantil