El rol del magnesio en la alimentación infantil

consumo del magnesio

Los niños que experimente un bajo consumo de magnesio pueden presentar efectos secundarios.

De acuerdo a algunos estudios, el magnesio es muy importante para que se desarrollen y se fortalezcan los huesos su consumo se vuelve fundamental en la adultez; no obstante especialistas han aconsejado que también se encuentre en la dieta de los niños.

Aporte del magnesio en la alimentación infantil

Todo el mundo sabe que durante la infancia la alimentación debe caracterizarse por ser sana y equilibrada.

Así, entonces es necesario que durante esta etapa en la dieta infantil se incluyan vitaminas y minerales uno de estos últimos es el magnesio, el mismo no se encuentra en estado puro en la naturaleza como metal, sino es parte de muchos compuestos.

Es de este modo como se le puede encontrar en distintos alimentos especialmente, en la verduras de hoja verde, en el plátano, en nueces, en almendras, porotos, semillas, entre otros.

Además de que éste desarrolla y fortalece a los huesos, posee otras funciones también. Tales como:

  • Ayuda a un óptimo funcionamiento del sistema nervioso y muscular y contribuye a la contracción y relajación muscular.
  • Regula el nivel de azúcar presente en la sangre.
  • Controla el ritmo cardíaco.
  • Estimula el sueño y la relajación.
  • Produce energía.
  • Incide en el funcionamiento de determinadas enzimas.
  • Contribuye a evacuar, produciendo alivio del estreñimiento.
  • En el caso de mujeres embarazadas, previene el parto prematuro, porque ayuda a mantener el útero relajado.

Problemas causados por la falta de magnesio

Los niños que experimente un bajo consumo de magnesio pueden presentar efectos secundarios, tales como:

  • Debilidad muscular.
  • Somnolencia.
  • Demasiada excitabilidad.
  • También puede causar:
  • Espasmos musculares.
  • Calambres.
  • Estreñimiento.
  • Pérdida de apetito.
  • Apatía.
  • Fatiga.

Cantidad adecuada de magnesio en la alimentación

La cantidad de magnesio diaria sugerida para los niños son:

  • En niños hasta los 7 meses: 30 milígramos.
  • En niños de 7 meses a 1 año: 75 milígramos.
  • En niños de 1 año a 3 años: 65 milígramos.
  • En niños de 4 a 8 años: 110 milígramos.
  • En niños de 9 a 13 años: 240 milígramos.

Por qué los niños amamantados lloran más
Te puede interesar:

Cómo calmar el llanto de un bebé