Cómo cambia tu vida al nacer el bebé

bebé

Tener un bebé cambiará tu vida de manera tan profunda que ya no serás la misma:

 

  • Nace una fuerza en tu interior tan intensa que te prepara para proteger a tu pequeño de cualquier potencial daño.
  • Descubres que no tienes límites. ¡Puedes estar sin dormir por días!
  • Tu corazón parece explotar de amor y no puedes ni imaginar aún cómo será compartir ese amor con otros bebés si llegan.
  • Ves a tus padres con otros ojos. Tu admiración, comprensión y gratitud crece cada vez más.
  • Todo lo que tengas que hacer deja de ser un sacrificio para ser un privilegio. Te enorgulleces como nunca de ser mamá.
  • Sientes ternura por todos los niños, podrías ser la mamá de todos los compañeritos de tu hijo. Cuando vez sufrir a un niño no puedes soportarlo.
  • Aprendes que el desorden es un tipo de orden diferente. Una vez que lo aceptas, eres más feliz y dejas de frustrarte por lo que no puedes controlar.
  • Descubres que el silencio se puede disfrutar; no hay nada mejor para un largo día que una ducha caliente, una tacita de té, o sentarte en el sillón con tu pareja a compartir esos silencios.
  • No vuelves a sentir asco. Después de tener un bebé muchas de las cosas que antes te daban náuseas, ahora son pan de cada día y no te complican para nada.
  • Te conviertes en toda un artista, improvisando canciones, inventando historias y actuándolas con todo tu cuerpo. Todo para que tu bebé no se aburra.
  • Aunque tu cintura ya no sea la misma, te asombras cuando te das cuenta que el ombligo que más te importa es el de tu bebé, no el tuyo.
  • El tiempo no vuelve a pasar como antes y por lo mismo, no llegas a tiempo a ninguna parte.
  • Aprendes a disfrutar al máximo la poca intimidad que tienes con tu pareja, potenciando los momentos mágicos entre los llantos del bebé.
  • Te conviertes en una persona capaz de hacer múltiples cosas a la vez, ¡como una malabarista experta sin que se le caiga nada!

 

 


El reflejo de Landau
Te puede interesar:

El reflejo de Landau