La azoospermia y su relación con la infertilidad masculina

Ausencia bilateral congénita de conductos deferentes

Actualmente son muchas las parejas que anhelan ser padres, no obstante, los problemas de fertilidad se presentan como una nube gris para algunas familias que desean concebir.

Hablar de infertilidad en otros tiempos era todo un tabú, tanto así que el hecho de no poder procrear era condenado por ciertas culturas ya que alegaban que «la esterilidad era un castigo», según algunas religiones. En la actualidad el tema se maneja abiertamente con el fin de buscar soluciones para la ausencia bilateral congénita de conductos deferentes causada por la falta de producción de espermas en los testículos. Sin embargo, este y otros problemas que rodean la fertilidad masculina no son impedimento para llegar a ser padre.

Cuando las parejas presentan inconvenientes para concebir, es común que se piense que el problema viene de la mujer, pero a pesar de ello, tanto el hombre como el sexo femenino pueden presentar diagnósticos médicos que causen la esterilidad.

Si bien es cierto que para la mujer este problema es emocional y físicamente fuerte, no podemos olvidar que los hombres también presentan cuadros depresivos al ser diagnosticados con infertilidad:

  • Ira.
  • Decepción.
  • Frustración.
  • Angustia.

Estas emociones por lo general afectan las relaciones de pareja, por tal razón es importante notar las afectaciones psicológicas en los hombres ante el diagnóstico:

  • Baja autoestima.
  • Culpa.
  • Depresión.

Existen muchas causas que originan la inferilidad masculina, entre ellas destacamos la ausencia bilateral congénita de conductos deferentes causada frecuentemente por la azoospermia obstructiva (falta de producción de espermatozoides por parte de los testículos), es trasmitida como herencia autosómica (manera en que un trastorno o enfermedad se puede transmitir de padres a hijos) y  afecta al 1/1,000 de los hombres de la población mundial.

Causas y consecuencias:

La presencia de mutaciones en el gen CFTR se vincula a la aparición de infertilidad masculina, es por ello que corresponde a la segunda causa más frecuente de esterilidad en los hombres, luego de la  microdeleciones en el cromosoma Y, que produce la ausencia total de los genes que regulan el proceso de formación de espermatozoides y es la principal causa del problema de fertilidad masculina.

Esta anomalía es de origen genético y le causa al sexo masculino azoospermia y esterilidad por la falta de espermatozoides en los testículos. Además, es la principal responsable del desarrollo de la fibrosis quística; trastorno genético que afecta los pulmones y el sistema digestivo.

Diagnóstico

Para diagnosticarla se requiere un análisis médico llamado «seminograma» o «espermiograma» donde se comprueba si el volumen de semen es insuficiente o carece de producción de espermas en su totalidad. Esta prueba demora alrededor de tres semanas y requiere de muestras de sangre, células epiteliales o esperma. 

Tratamiento

No existe tratamiento para la ausencia bilateral congénita de conductos deferentes, sin embargo, si el hombre desea ser padre se puede extraer el espermatozoide mediante una biopsia y usarlos en un proceso de fecundación in vitro.

Temas: , , ,

los niños heredan los traumas de los padres
Te puede interesar:

¿Heredan los niños los traumas de sus padres?