Inicio > Nutrición > Problemas de alimentación en niños

Niños y problemas de alimentación

La mala nutrición puede provocar serias complicaciones en la salud de los pequeños, por eso, Facemamá entrevistó a la nutricionista María Cecilia Benavides y aclara tus dudas respecto a la obesidad, la desnutrición y, también, sobre la intolerancia a la lactosa.

Existen diversos problemas relacionados a la mala alimentación de los niños. En Chile, por una parte, existen pocos casos de desnutrición, pero en cambio, la obesidad infantil crece cada día más. La nutricionista de la Clínica Indisa, María Cecilia Benavides, explica qué es cada uno de estos desórdenes y también enseña a reconocer los síntomas de una complicación que afecta a muchos pequeños y adultos: la intolerancia a la lactosa.

Obesidad

La actividad física es fundamental para solucionar los problemas de sobrepeso ya que cuando un niño está haciendo deporte permanentemente, se aleja de la comida. Las actividades deben ser simples, no es necesario que el niño se exija más de la cuenta. Por ejemplo, el caminar, trotar o practicar su deporte favorito. De la misma forma, la especialista recomienda “dar tiempo para que el niño vaya cambiando sus hábitos sedentarios y así ir adquiriendo confianza en sí mismo”.

Es muy importante que el tratamiento contra la obesidad se realice lo antes posible, ya que en la infancia se estructuran los hábitos alimenticios, y por lo tanto, si se realiza el tratamiento a tiempo, se podrán modificar a tiempo fácilmente y establecer hábitos de alimentación saludable, además, se evitarán las enfermedades asociadas al exceso de peso.

Desnutrición

En Chile existen muy pocos casos de desnutrición, sin embargo es importante conocer acerca de ella.

Nuestra nutricionista María Cecilia Benavides comenta: “La desnutrición es un síndrome caracterizado por un deterioro de la composición corporal, producto de un balance energético y/o proteico negativo. Esto se asocia a cambios fisiológicos, bioquímicos e inmunitarios, que condicionan una disminución de la capacidad de respuesta del individuo a diferentes procesos patológicos, aumentando los riesgos de morbi-mortalidad”.

La desnutrición se diagnostica cuando la persona presenta un peso inferior a lo recomendado para su edad y estatura, todo esto causado por un aporte insuficiente de energía (calorías) y/o proteínas.

Síntomas de la desnutrición

  • Pérdida excesiva de peso.
  • Palidez.
  • Hundimiento o abultamiento del abdomen.
  • Pómulos salientes.
  • Agotamiento.
  • Falta de memoria.
  • Frío en manos y pies.
  • Falta de crecimiento.
  • Resequedad en la piel (generalmente se observan fisuras en párpados, labios y pliegues de codos y rodillas).
  • Caída del cabello.
  • Pérdida de masa muscular.
  • Alteraciones del sistema inmunológico.
  • Uñas delgadas y frágiles.
  • Raquitismo y anemia.

Los exámenes que se realizan para diagnosticar la desnutrición son evaluación nutricional: medición del peso, talla y de los pliegues cutáneos. Además, se solicitan pruebas bioquímicas, como hemograma, perfil bioquímico, albúmina, entre otras.

Se debe tener en cuenta que si esta enfermedad no es tratada, puede traer diversas consecuencias, como alteraciones físicas y mentales, hasta la muerte. Por lo tanto, para prevenir esto debemos tener una alimentación equilibrada que cumpla todas las necesidades del organismo del niño.

A continuación, exponemos algunos de los alimentos, recomendados por la nutricionista, para mantener una dieta balanceada:

  • Frutas
  • Verduras
  • Cereales integrales
  • Lácteos descremados
  • Aceite de buena calidad

La intolerancia a la lactosa

Esta enfermedad lleva un aumento del contenido del colon, produciéndose diarrea, deposiciones líquidas, distensión del abdomen con gases, irritabilidad, dolor abdominal y cólico en el intestino.

El tratamiento para esta enfermedad, hace que disminuya la lactosa, y con el tiempo, aquellas personas que sean intolerantes a la lactosa, aprenden a repartir la cantidad de leche que consumen, y así no se producen estas molestias.

Como las personas necesitan seguir recibiendo nutrientes que entrega la leche, existen fórmulas hidrolizadas por lactosa, las cuales provienen de levaduras y tienen la ventaja que conservan los nutrientes necesarios para la persona. También se puede consumir soya, la que contiene proteínas y diversas composiciones de hidratos de carbono.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV