Inicio > Nutrición > ¿Puedo comer pescado en el embarazo?

¿Puedo comer pescado en el embarazo?

Sí, pero en forma moderada. Por un lado, el pescado aporta muchos nutrientes, pero también podría aportar ciertos contaminantes, como por ejemplo, el mercurio de metilo, dioxinas, PCB y pesticidas. Estos productos podrían causar retrasos en el desarrollo del bebé que está por nacer.

Experto: Marcela Cosentino, nutricionista de Clínica Santa María

 

Toda la vida hemos escuchado lo bueno que es incluir el pescado en nuestra dieta por todos los beneficios que aporta para la salud. Contiene proteínas, algunas vitaminas y un bajo contenido en grasa. Pero en el embarazo se debe tener mucho cuidado con los pescados que consumes, porque algunos tienen altos grados de concentración de mercurio, algo muy dañino para la formación del bebé, ya que afecta su sistema nervioso.

Esto no quiere decir que debas eliminar el pescado de tu dieta, sino más bien, que debes cuidarte, evitando las especies más grandes y depredadoras, porque éstas pueden tener más contaminantes (el tiburón, el pez espada y el blanquillo). Respecto al atún, no se ha comprobado su nocividad para las embarazadas.

Sin embargo, debes saber que los filetes de atún y el atún en conserva generalmente tienen niveles de contaminantes más altos porque se extraen de pescados más grandes (los que han tenido más tiempo para acumular toxinas). Por esta razón, es mejor evitarlos o comer un máximo de 170 gramos a la semana.

El atún claro en conserva es más seguro porque procede, por lo común, de pescados más pequeños. Este tipo de atún no tiene un gran aporte de ácidos grasos omega-3 (muy bueno para el bebé). Los que sí tienen omega-3 y pocos contaminantes son el salmón y las truchas de granja.

Cuando comas pescado quítale la piel (ahí se concentran la mayor cantidad de sustancias químicas) y cocínalo muy bien para reducir la probabilidad de ingerir otros contaminantes.

La nutricionista de Clínica Santa María, Marcela Cosentino, explica que “los pescados tienen una gran importancia en el embarazo porque aportan omega 3, una grasa esencial para el desarrollo completo del cerebro durante el embarazo y la infancia. El cerebro está formado principalmente de grasas de distinto tipo, un 60% de su peso es grasa.

El DHA (uno de los componentes del Omega 3) es el 40% de esa grasa. Si la embarazada tiene deficiencia de omega 3 los sistemas nervioso e inmune del niño nunca se madurarán completamente y en la infancia esto tendrá sus consecuencias”. La especialista agrega que “la relevancia del omega 3 se vuelve más importante durante los tres últimos meses del embarazo, cuando el sistema nervioso se desarrolla más rápido. Si el cuerpo no recibe omega 3, las conexiones entre las neuronas no se forman correctamente, quedando defectuosas”.

Con respecto a los mariscos, la nutricionista que “el consumo de cantidades significativas de mariscos durante el periodo de embarazo beneficia el desarrollo neurológico del feto gracias a su aporte en ácidos grasos omega 3, que son esenciales para el óptimo desarrollo neuronal del feto, pero de todos modos se debe tomar con moderación para evitar la exposición al metilmercurio, un químico que se encuentra en algunos peces y crustáceos procedentes de aguas contaminadas”.

Sushi y embarazo

El sushi, como es un pescado crudo, debe eliminarse absolutamente de la dieta de la embarazada. Esto porque el pescado crudo puede causar intoxicaciones o infecciones por los parásitos que posee, como por ejemplo el anisakis.

El anisakis es un parásito que se puede alojar en algunos pescados como el bacalao, la sardina, el arenque, el salmón, la merluza, la pescadilla o el jurel.

El peligro de que pase al ser humano no está sólo en el pescado crudo, sino también en el ahumado, salado, en vinagre o marinado, que tampoco han pasado por procesos de cocción. Lo mismo para el calamar, el pulpo, las ostras o almejas crudas. El pescado o marisco poco cocinado también podría ser perjudicial.

Lo importante es que escojas muy bien los pescados a consumir, pero que no los elimines de tu dieta. Un estudio de la Facultad de Medicina de Harvard recomienda comer pescado durante todo el embarazo para aumentar las capacidades cognitivas del bebé. La investigación arrojó que los bebés mejor evaluados tenían mamás con bajos niveles de mercurio y que eran las que habían consumido más pescado en el embarazo.

“Los recomendables son pescados y mariscos bajos en mercurio como el salmón, camarón, atún enlatado, abadejo, y bagre. Los demás no son recomendables”, concluye la nutricionista de Clínica Santa María.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV