Inicio > Lactancia y Apego > Anticonceptivos y lactancia

Anticonceptivos en la lactancia Anticonceptivos y lactancia

Una de las de las preguntas más frecuentes entre las mujeres luego del parto es cuándo volver a usar anticonceptivos. Sin duda es una importante reflexión, en especial si se está amamantando.

Experto: Karen Junemann, ginecóloga-mastóloga de Clínica Alemana

Muchas mujeres piensan que por el hecho de amamantar ya están protegidas de no quedar embarazadas. No obstante, durante la lactancia materna hay menos posibilidades de ovulación, debido a la presencia de la hormona prolactina (que interrumpe el ciclo menstrual); la anticoncepción no es 100% completa, pues está condicionada una serie de factores.

Es por ello que será prudente que durante este proceso la madre se proteja con algún método anticonceptivo, ya sea natural (Billings, calendario o temperatura basal) o artificial. En este último grupo encontramos los orales (pastillas), parenterales (inyección, anillo), dérmicos (parches) o Intradérmicos (implantes).

Según la Dra. Karen Junemann, ginecóloga-mastóloga de Clínica Alemana, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no contraindica el uso de ningún tipo de anticonceptivo durante la lactancia en mujeres sanas (en lo que respecta a los efectos en el bebé o en la madre). No obstante, si la madre tiene alguna condición médica de cuidado como enfermedades cardiovasculares o endocrinas, el tipo que se use va a depender más bien de la condición médica y no de su estado de lactancia.

La situación cambiará si analizamos sus efectos en la lactancia propiamente tal. En el caso de los fármacos hormonales no combinados, solo progesterona (tipo de progestágeno), la especialista advierte que pareciera no haber interferencia con el volumen o composición de la leche ni con el crecimiento del niño. Respecto a cuándo retomarlos se aconseja luego de las 6 semanas post parto.

En el caso de requerir del tipo hormonales combinados (estrógeno mas progesterona), es recomendable retomarlos luego de los seis meses si se mantiene la lactancia materna, ya que estudios plantean que su uso inmediatamente postparto puede suprimir la producción de leche, advierte la Dra. Junemann.

Un mito muy frecuente entre mujeres que recientemente han sido madres, es que no podrán utilizar los mismos anticonceptivos pre embarazo. Al respecto la ginecóloga-mastóloga de Clínica Alemana, explica que no hay nada de cierto en ello.

“El tipo de anticoncepción que se use en una mujer ya sea antes o después de embarazarse dependerá de otros factores como la eficacia de cada método, la conveniencia, la accesibilidad tanto económica como del producto, la duración de la acción la reversibilidad, el efecto en la cantidad de sangramiento durante la menstruación, en la existencia o no de efectos adversos, en las condiciones medicas de cada paciente”, señala la Junemann.

Alternativas no hormonales en lactancia

Si en este período te sientes insegura de utilizar anticonceptivos hormonales, lo óptimo será utilizar métodos de barrera o naturales, los cuales pueden iniciarse inmediatamente post parto. Entre estos cabe mencionar:

  • Preservativo masculino.
  • Espermicidas.
  • DIU o dispositivo intrauterino, que debe ser aplicado a las seis semanas después del parto.
  • Endoceptivo, este sistema libera la hormona Levonorgestrel sólo dentro del útero y no afecta el ciclo hormonal del resto del cuerpo. También debe ser implantado por tu ginecólogo.
  • Diafragma, antes de volver a usarlo debes consultar a tu médico para que él indique si debes seguir usando ése o debes cambiarlo.

MELA: Método de la Amenorrea de Lactancia.

  • Se ha llamado método de la amenorrea de lactancia (MELA) al conjunto de condiciones que permiten alcanzar un nivel elevado de eficacia anticonceptiva mediante la lactancia exclusiva. Estas condiciones son:
  • Estar en amenorrea (falta de menstruación) de lactancia.
  • Estar en lactancia exclusiva sin agregar suplementos a la dieta del lactante (fórmula o alimentación sólida).
  • Estar en los primeros seis meses después del parto.

Cuando no se cumplen alguna de estas condiciones, es necesario usar anticoncepción si se quiere evitar el embarazo. MELA sólo puede ser considerado cuando las mujeres han decidido amamantar en forma exclusiva por un tiempo prolongado. Además, para que la lactancia y la amenorrea se prolonguen, es importante que la mujer amamante con una alta frecuencia durante las 24 horas.

Cualquiera sea tu caso deberás consultar con tu médico quien te indicará el más adecuado, en base a tus características físicas y a la edad y peso de tu bebé.

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV