Inicio > Lactancia y Apego > Mamadera

Escoger y esterilizar mamaderaMamadera

Llegó el momento de que tu hijo comience a complementar su alimentación con leche artificial (toda leche que no es de la mamá) y, para eso, es necesario comprar la mamadera. Pero ¿cómo escoger la mejor y cómo mantenerla desinfectada para evitar cualquier problema? Facemama.com te da algunos datos.

Para escoger y esterilizar la mamadera de tu bebé, lo primero es considerar la edad de tu hijo, también el tamaño de la mamadera, el material del que está hecha y otras características, como por ejemplo si es anatómica.

La cantidad de mamaderas que vayas a comprar va a depender de si alimentas a tu hijo exclusivamente con leche artificial o la combinas con la lactancia materna. De todos modos, es aconsejable tener por lo menos cinco para dejarlas preparadas y listas para calentar. Si tu bebé va al jardín debes ver la cantidad de veces que se alimenta al día y tener algunas de repuesto en caso de algún problema. Además, debes tener unas especiales para el jugo y otros líquidos.

Al momento de comprar la mamadera

Debes escoger tomando en cuenta tres elementos principalmente:

Bebé tomando leche en mamadera

• La cantidad de leche que deja pasar el chupete: Si el bebé es menor de tres meses, lo ideal es que pase leche lentamente para evitar que se ahogue. Entre los tres y los seis meses, la cantidad de leche que deje pasar el biberón puede aumentar y a contar de los seis meses se puede utilizar una mamadera que deje pasar una mayor cantidad. De todos modos, en la etiqueta de las mamaderas se indica si es para recién nacido o para un bebé más grande.

• El material con que está hecha: En el mercado existen dos tipos de mamaderas, de vidrio y de plástico. Por comodidad, son mejores las de plástico ya que pesan menos para transportarlas y no existe el riesgo que se rompan cuando el bebé las bota. Sin embargo, se debe tener cuidado y al momento de comprar es bueno reconocer si el plástico del que están hechas está compuesto por bisfenol A (BFA), que es un producto químico sintético al que se ha asociado con alteraciones en el desarrollo de los niños.

Mamadera

Se debe señalar que las distintas formas de las mamaderas no tienen gran relevancia, todo va a depender de lo que a tu bebé le guste más.

Recientemente se desarrollaron modelos de biberones anti-cólicos que reducen la cantidad de aire que el bebé traga al alimentarse, el problema -en ocasiones- resulta ser el precio, porque son un tanto más caras que las comunes. El valor de este tipo de mamaderas ronda los cinco mil pesos.

El tamaño de la mamadera

• Tamaño: Existen mamaderas de diversos tamaños, las más comunes son de 125 ml, 150 ml y 250 ml. Si tu hijo es más pequeño va a tener menos apetito, por lo que puedes comprar algunas más chicas para esta etapa, pero por lo general las mamás prefieren dejar las de 125 y 150 ml para los otros líquidos que toma el bebé. Lo importante es que la cantidad de leche que contenga la mamadera sea suficiente para que el bebé quede satisfecho.

¿Qué pasa con los chupetes de las mamaderas?

Los chupetes son hechos, por lo general, de látex o de silicona y cada uno tiene sus atributos. Por una parte, la silicona tiene una duración mayor y es más resistente a las mordidas del bebé, pero el látex tiene una textura más parecida al pezón de la mamá, por lo cual es probable que resulte más fácil que se adapte a él.

Respecto a la apertura por donde pasa la leche, es importante que si tu bebé es recién nacido, el chupete sea adecuado para él y en las etiquetas está señalado.

¿Cómo limpio la mamadera de mi hijo?

Debido a que en sus primeros meses de vida el bebé aún no desarrolla del todo sus defensas, no basta sólo con lavar la mamadera, aunque esto se realice con la escobilla adecuada, sino que también hay que esterilizarlas.

Primero, se deben botar los restos de leche y luego se lava con agua, fría o tibia, el frasco y el chupete. Ambos se limpian cuidadosamente con la escobilla para limpiar mamaderas, poniendo especial atención en los bordes.

Una vez hecho esto, se realiza la esterilización de la mamadera, que puede ser de tres formas:

  1. En una olla: este método más casero consiste en sumergir el biberón en una olla llena de agua, que se tapa y se pone al fuego. Debe ser un recipiente especialmente para eso, ya que no se puede contaminar con otros productos porque podrían causarle alguna enfermedad al bebé.
    El tiempo que debe permanecer hirviendo la mamadera es de diez minutos y hay que evitar la evaporación del agua. Si utiliza una olla a presión, debe esperar siete minutos desde que la válvula comienza a rotar.
  2. En esterilizadores eléctricos o para microondas: En el mercado existe una variedad amplia de este tipo de esterilizadores a vapor y se pueden encontrar en grandes tiendas por valores desde 22 mil pesos.
  3. En frío: Se ponen los utensilios en un recipiente de plástico o de vidrio con agua y se aplica la pastilla o solución líquida que hayas escogido. En cada paquete está indicada la cantidad de agua que debes agregar y el tiempo que la mamadera debe permanecer en ella.

Debes verificar que los utensilios estén completamente sumergidos en la solución, para así evitar cualquier tipo de contaminación. Una vez que las mamaderas estén listas, según el tiempo de cada producto, se deben sacar con las manos limpias. Lo frecuente es que las soluciones duren 24 horas y que se pueda esterilizar todos los biberones del día.

No es necesario que esterilices las mamaderas de una, puedes optimizar el tiempo esterilizando varias a la vez y debes fijarte que el biberón no tenga rasgaduras porque puede ser foco de infección para tu bebé.

Una vez que hayas terminado la esterilización coloca las mamaderas boca abajo en papel secante muy limpio y puedes quitarles el exceso de agua con una toalla de papel, no con un paño de cocina. Cuando esté listo, puedes guardar las mamaderas en el congelador por hasta dos días.

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV