Inicio > Embarazo > Cordón umbilical

Cordón umbilical Qué es el cordón umbilical

A pesar de los mitos, el cordón umbilical está formado por una sustancia llamada “gelatina de Warthon" y no por nervios, por lo que a tu hijo no le dolerá cuando se corte en el parto.

Experto: Sergio Zañartu, ginecólogo de Clínica Ciudad del Mar

El cordón umbilical conecta al feto con la placenta en su cara fetal, y lo ayuda a llegar a una vida llena de cambios. Está formado por dos arterias que eliminan los residuos y una vena que aporta nutrientes y sangre rica en oxígeno. Contrario a lo que se pueda pensar, existen distintas complicaciones que pueden afectar al cordón durante el embarazo e inclusive llegar a poner en riesgo la vida del feto, pero bien controlado no tiene por qué transformarse en un problema grave.

En la quinta semana de desarrollo embrionario, aparecen las formas del sistema nervioso, junto con esto la formación de la placeta y cordón umbilical que alcanza una longitud de 50 a 70 centímetros. Ya en la séptima semana, es completamente visible en una ecografía.

Con respecto a los síntomas de algún problema con el cordón umbilical el doctor Sergio Zañartu, ginecólogo de Clínica Ciudad del Mar, explica que “el nudo real de cordón o una circular de cordón producen alteraciones de la frecuencia cardíaca fetal (bradicardia), la que es detectada por medio del monitoreo fetal efectuado durante el proceso previo al parto”.

Cortar el cordón

Inmediatamente después de que el niño nace, éste tiene vida propia y es independiente de la placenta, el cordón umbilical se corta dentro de los primeros 30 minutos de vida. Normalmente, el cordón se cae solo y tiene un mecanismo de sujeción natural, pero el médico lo corta de manera manual a los pocos minutos que nace tu hijo.

Cuando el padre entra al parto, se le permite –en ocasiones- cortar el cordón umbilical, ya que puede ser una experiencia poderosa que les ayuda a sentirse parte del alumbramiento. Si estás preocupada de que esto le haga daño, no debes inquietarte porque el cordón se compone de la llamada “gelatina de Warthon” y no tiene nervios, por lo que el corte no resulta doloroso para la madre ni para el recién nacido. El cordón restante toma de dos a tres semanas para secarse y caerse, luego deja una pequeña costra que sana con el pasar de los días, transformándose en el ombligo.

Complicaciones

Las complicaciones con el cordón umbilical pueden surgir durante el embarazo principalmente. “Van desde falsos nudos o torcedura de los vasos, a las circulares producidas a nivel del cuello o de alguna de las extremidades, que por lo general son inofensivas, pero que en algunas ocasiones pueden inclusive causar la muerte del feto, como es el caso de los nudos reales o la inserción velamentosa del cordón umbilical”, comenta el doctor Zañartu. El especialista agrega que se procede a operar “cuando se trata de una inserción velamentosa o un nudo real de cordón que ponen en peligro la vida del feto al momento del pre-parto y parto”

Uno de cada 5 mil embarazos sufre torcedura de los vasos sanguíneos del cordón. Estas complicaciones pueden ser detectadas a menudo por un ultrasonido prenatal, lo que ayuda al médico a proporcionar un parto seguro tanto para la madre como para el recién nacido.

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV