Fecha de parto ¿Es exacta?

cómo calcular la fecha de parto

La fecha exacta de la concepción es algo extremadamente difícil de confirmar, de modo que es muy complejo decir si el bebé es tardío o no. Aunque tengas un ciclo menstrual regular de 28 días, la fecha de ovulación solo se sabe de manera aproximada. Nelson Burgos, ginecólogo dice cómo calcular la fecha de parto.

Los especialistas aseguran que, solo un cinco por ciento de todos los bebés nace en la fecha de parto exacta que dio el especialista. Los estudios demuestran que hasta un 40% de los nacimientos son considerados “tardíos”, ya que el 25 % nace en la semana 42 del embarazo, el 12% en la semana 43 y el tres % lo hace en la semana 44.

¿La fecha de ovulación implica en la fecha del parto?

Además de la imprecisión de la fecha de ovulación, todos los embarazos son diferentes, por lo que no es realista esperar que maduren en el número exacto de días. Como el parto lo iniciaría el bebé, produciendo ciertas hormonas a medida que alcanza madurez total, es lógico que la fecha exacta del parto pueda variar mucho, incluso en embarazos producto de técnicas de fertilización.

¿Es beneficioso fijar una fecha de parto?

Con respecto a los beneficios y desventajas de fijar una fecha de parto, el doctor Nelson Burgos, explica que “El definir una fecha de parto no entrega ningún beneficio, ni para el bebé, ni para la madre. Siempre y cuando no exista alguna patología materna o del bebé que indique interrumpir el embarazo, ya sea mediante una inducción de parto (provocar contracciones) o por una cesárea”.

“El único beneficio podría ser de tipo social, ya que conociendo la fecha se puede programar las actividades laborales o personales del padre y quizás de otros integrantes de la familia, pero ante las desventajas de inducir un parto el único beneficio antes nombrado es irrelevante”, añadió el especialista.

Fijar una fecha de parto implica 3 desventajas:

  • Las desventajas de fijar una fecha significan iniciar una inducción con un cuello uterino aún no preparado para un parto, lo que significa un trabajo de parto más prolongado y agotador para la madre, aumentando el riesgo de infección y de mala posición de la cabeza en el canal del parto.
  • Debido a estas desventajas aumenta el riesgo de terminar realizando una cesárea, que en general tiene hasta cinco veces mayor mortalidad de la madre que un parto normal y hasta 12 veces mayores complicaciones en la madre que un parto normal.
  • Por lo tanto la recomendación es esperar el inicio espontáneo de las contracciones uterinas, siempre y cuando las condiciones tanto del bebé y la madre sean las adecuadas.

Recomendaciones

  • Si el bebé no quiere nacer, y has superado la fecha estimada de parto, la matrona supervisará continuamente al feto mediante una serie de métodos que le indicará que todo está bien.
  • La madre debe estar informada sobre todo lo que puede pasar en estos casos. En ocasiones la madre puede exigir un registro del movimiento fetal para obtener la señal más precisa de que el feto está bien es que sientas sus movimientos regulares.
  • La monitorización fetal también puede utilizarse para controlar el latido del corazón del feto.


Relacionados

Embarazada de un niño nuevamente
Te puede interesar:

Los 10 mitos muy comunes sobre el embarazo