Inicio > Bebé y Lactancia > Importancia del apego

Importancia del apegoImportancia del apego

El apego materno es aquel que se genera luego del parto y que permite garantizar un desarrollo emocional adecuado del niño. Es relevante porque marca su relación con los afectos durante toda la vida.

Al nacer, los niños y niñas no sólo necesitan una buena atención médica, sino que también requieren del afecto y contacto necesario con su madre desde el primer momento. En simples palabras, la importancia del apego radica en cuánto amor recibe el bebé durante sus primeros dos años de vida, tiempo en que se desarrolla su seguridad emocional. El neonatólogo del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, doctor Hugo Muñoz, nos explica este tema y el rol fundamental que juega en él la lactancia materna exclusiva.

La importancia del apego seguro comienza con un parto tranquilo, donde la madre recibe el apoyo afectivo adecuado. De este modo, “el apego se inicia, se gatilla, en el momento del postparto; al igual que en los animales”, precisa el médico. En esa misma analogía, el especialista aclara que “si la gata no está con sus gatitos, se mueren, si la perrita no está con sus perritos, sucede igual; de hecho, en caso que a alguien se le ocurra quitarle los cachorritos y no darle a la madre la oportunidad de criarlos, puede producirse cualquier desastre”.

La importancia del apego materno en el desarrollo del niño es innegable. Continuando con su didáctica explicación, el neonatólogo señala que en el Reino Animal, la madre deja a sus crías sólo cuando está biológicamente programada para ello, de lo contrario, puede provocarles un daño con consecuencias fatales en su futura inserción en la comunidad. Lo mismo sucedería con los seres humanos, aunque con la profesionalización de la mujer, la crianza se habría traspasado a las salas cunas o nanas, fomentando con ello el abandono de la lactancia.

No se trata de una cuestión machista, sino de aspectos legales de nuestro país, que ha tomado muy poco en cuenta la importancia del apego en los niños, según señala el neonatólogo. A su parecer, el postnatal de seis meses en una necesidad, porque asegura la lactancia exclusiva durante este período. “La lactancia produce más apego y el apego más lactancia, son un círculo virtuoso; a través de esta comunicación que es dar de mamar, el pecho le da sustrato de neurotransmisores, sustancia que existe en el cerebro y que produce más apego”, aclara el galeno.

Trabajo y crianza

La importancia del apego materno fue estudiada en Estados Unidos durante los años noventa, por toda una escuela neurofisiológica que quiso descubrir las actitudes de las madres con sus pequeños, las que muchas veces son inconcientes, aunque muy favorables. En ese sentido, se dieron cuenta que el contacto físico con los bebés, contribuía a madurar “el sistema subcortical del cerebro de manera armónica (…) esta parte es la de las emociones, o sea, lo que hace la mamá es desarrollar la inteligencia emocional de los niños”, explica el especialista.

Este proceso es fundamental para la vida adulta y se consolida durante los dos primeros años de vida del niño. Sin embargo, el médico reconoce que en nuestro país el tema no se ha discutido lo suficiente, apostando por un postnatal de seis meses que asegure, por lo menos, la lactancia exclusiva y reconozca así la importancia del apego en el desarrollo de los niños. “El peor momento inmunológico de una guagua para ir a sala cuna son los tres meses, y ese eligieron para terminar el postnatal. Hay que poner al día estos argumentos”, acota el neonatólogo.

Tampoco se trata que la madre deje de trabajar hasta que su pequeño cumpla los dos años, sino que se entreguen las facilidades necesarias. En Inglaterra el postnatal es de nueve meses y medio y ya existe una propuesta para extenderlo al año. En Chile, “la mamá a los 84 días entra en una contradicción de abandono de su hijo y en el peor momento inmunológico”, acota el doctor, quien asegura que a los tres meses de vida se produce un cruce entre los anticuerpos de la madre, que disminuyen hacia los 12 meses, y los propios del bebé.

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV