¿Qué es un parto seco?

qué es un parto seco

Se le denomina así a aquellos partos en los que la bolsa de líquido amniótico se vacía totalmente, sin embargo, esto no causa mayor dolor ni complicaciones a la hora de dar a luz, excepto que no se presenten contracciones; lo que generaría que el parto sea inducido.

Cuando rompemos bolsa, el líquido amniótico se va perdiendo lentamente por lo que en la etapa expulsiva, aún tenemos un poco de este, lo que asegura el bienestar del bebé hasta que finalmente nace. Pero, ¿qué pasa cuando nos quedamos sin líquido amniótico?

Algunas veces el parto puede durar más tiempo de lo esperado o la rotura es más grande, por lo que “la bolsa se queda sin líquido”; a esto lo conocemos como parto seco, término que obstétricamente no es acepado porque en realidad, la pérdida de líquido no es total.

Mitos en torno al parto seco

Muchas historias rodean al parto seco, entre ellas han dicho que es más doloroso para la mamá, que dificulta la salida del bebé o que es hereditario; nada de esto es cierto, cuando el trabajo de parto inicia y las contracciones son efectivas, el nacimiento se presenta normalmente.

¿Qué tener en cuenta?

Cuando la rompemos fuente transcurren alrededor de 48 horas para que se origine el parto de forma natural, de no ser así, el médico deberá inducir o provocar el parto colocando en la paciente protaglandinas o de oxitocina (en algunos casos se aplican ambas), para prevenir problemas originados por la falta de líquido.

Antes de la inducción el médico deberá explorar vaginalmente a la madre para supervisar el estado del cuello uterino, de estar en condiciones favorables para el parto, se le administrará oxitocina por vía intravenosa para iniciar el trabajo de parto.

¿Qué origina un parto seco?

  • A la escasez de líquido amniótico en la bolsa durante el embarazo se le denomina oligoamnios que generalmente se debe al envejecimiento de la placenta.
  • Esta patología se puede controlar gracias a los ultrasonidos o ecografías.
  • Otra de las causas es que la mamá presente rotura en la bolsa durante la última etapa del embarazo, aunque no es habitual.

Recomendaciones

En los días previos al parto se aconseja utilizar compresas para verificar si se moja en el transcurso de una o dos horas sin que exista pérdida de orina, de ser una sustancia inodora e incolora estamos bajo la presencia de pérdida de líquido amniótico por lo que debemos acudir al médico.



Relacionados

Te puede interesar:

Once íntimas fotografías de un parto en casa tomadas por el padre